Gijón exporta a otras ciudades su modelo de renta social

Pegatina de la renta social gijonesa en un comercio colaborador. / D. MORA
Pegatina de la renta social gijonesa en un comercio colaborador. / D. MORA

El Ayuntamiento de La Coruña ha pedido información sobre su funcionamiento para copiarlo, adaptándolo a su situación

I. VILLAR GIJÓN.

El Ayuntamiento de La Coruña se ha puesto en contacto recientemente con la Fundación Municipal de Servicios Sociales para interesarse sobre el modelo de renta social puesto en marcha en Gijón, que podría copiarse en la localidad gallega adaptándolo a sus circunstancias locales. Una de las cuestiones que ralentizó la puesta en marcha de este programa en la ciudad fue el trabajo necesario para diseñar una fórmula «que no existe en ningún otro sitio» y que permitiera que las ayudas llegaran a los perceptores de prestaciones públicas como el salario social autonómico, «con la premisa de no causarles ningún perjuicio», pero también a las personas con bajos ingresos por rentas del trabajo u otras. Se optó además por una solución que «contribuye a dinamizar el comercio local», dado que la tarjeta en la que se ingresa la ayuda solo permite dedicar el dinero a la compra de unos productos predeterminados en establecimientos adheridos a un programa de ventas puesto en marcha en colaboración con la Unión de Comerciantes.

El Ayuntamiento de La Coruña, gobernado por Marea Atlántica -candidatura de unidad popular en la que participan, entre otros Podemos, Izquierda Unida y Equo-, ya puso en marcha un modelo propio de renta social municipal a mediados del año pasado. Sin embargo, solo se benefician de él 102 personas, muy lejos de las casi 700 solicitudes que ya han sido valoradas de forma favorable en Gijón y que únicamente están a la espera de la entrega efectiva de las tarjetas con la carga correspondiente, que será de una media de 2.291 para gastar en doce meses.

Uno de los motivos de esta diferente respuesta ciudadana está en las condiciones de acceso. En Gijón el requisito principal es demostrar unos ingresos inferiores a 665,64 euros al mes en el caso de las unidades de convivencia de una o dos personas, 832,05 euros las de tres miembros y 1.065,02 euros las de cuatro o más, con independencia de que ese dinero proceda de otras prestaciones públicas. En La Coruña los ingresos máximos permitidos en el caso de las personas que viven solas son 532,51 euros, en los hogares con dos miembros, 639,01; en los de tres, 745,51; en los de cuatro, 852,01 euros; en los de cinco, 958,51 y en los de seis o más sí se iguala con los 1.065,02 de Gijón. La principal diferencia, no obstante, es que la ciudad gallega no permite pedir esta ayuda a los perceptores de la Renta de Inclusión Social de Galicia -equivalente al salario social asturiano- o de pensiones no contributivas. Allí, además, quienes cobren la renta social municipal deben realizar itinerarios personalizados de inserción activa.

Fotos

Vídeos