La izquierda apoya el nuevo grado de la EPI, pero pide hacerlo «más atractivo»

Acto de recepción de los nuevos alumnos de la Politécnica al inicio del presente curso. / AURELIO SUÁREZ
Acto de recepción de los nuevos alumnos de la Politécnica al inicio del presente curso. / AURELIO SUÁREZ

PSOE, Xixón Sí Puede e IU instan a diferenciarlo del resto de carreras para que sea viable y la alcaldesa «exige» la concesión del título a la consejería

E. RODRÍGUEZ / I. VILLAR GIJÓN.

El rechazo de la Consejería de Educación a aprobar el grado de Ingeniería de Organización Industrial sigue provocando reacciones. Ayer, PSOE e IU decidieron sumarse a la declaración institucional propuesta por Xixón Sí Puede para que el proyecto no se dé por perdido. Pero el texto no será el primero que planteó la formación morada, que aludía a cómo «el Principado estaba invitando a los estudiantes a cursar este título fuera de Asturias». La declaración apoyada por la izquierda incluye las sugerencias socialistas y es más conciliador. Busca el consenso entre consejería y Universidad para que «entre los dos definan un proyecto viable». Y, según deslizan en el texto, esta viabilidad pasa por «aportar la diferenciación suficiente» en relación a otras carreras de ingeniería. Uno de los argumentos ofrecidos por Educación para descartar el grado es que la oferta novedosa «ni siquiera supone 78 créditos». Por eso, la izquierda pide cambios «para que esta enseñanza sea atractiva a los estudiantes y sirva para impulsar nuestra actividad productiva e investigadora».

Más información

El portavoz del grupo socialista, José María Pérez, negó que Educación discrimine al campus. De hecho, apuntó que la Universidad presentó la solicitud del grado el 27 de octubre, cuando el plazo expiraba el 1 de septiembre y, aun así, «eso no fue óbice para que se tramitase el expediente y se hiciesen las valoraciones oportunas. Me consta la voluntad de la consejería para que continúen desarrollándose titulaciones en este campus».

El acuerdo tuvo lugar un día después de que el PP, como ya había hecho Ciudadanos, presentase su proposición para ser debatida en el Pleno. Preguntado por si apoyará la declaración institucional de PSOE, Xixón Sí Puede e IU, el edil popular Pablo González señaló que no. «Nos parece una vergüenza que el PSOE que, vía Principado, le ha negado el grado a Gijón quiera aportar una declaración institucional descafeinada, que elude cualquier responsabilidad del Gobierno regional y donde no exige lo que tiene que exigir un gijonés que se precie. Es decir, que el Principado rectifique y autorice la titulación. Pero sin medias tintas. No se puede estar en misa y repicando».

Poco después, en una entrevista a Onda Cero, la alcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón, se expresaba con contundencia. «No es que el equipo de gobierno lo apoye, es que hay de exigirlo». Comentó también que «hay cuestiones pendientes como las enseñanzas de Educación Física, en las que hemos sido muy claros con el rector. Estamos en conversaciones, pero en esto no hay dudas de que no lo apoyamos, sino que lo exigimos».

La Universidad alega

Todas estas declaraciones tuvieron lugar en un día en el que la Universidad trasladó a Educación sus alegaciones al rechazo del grado. La institución señaló que en el texto «rebate los argumentos» ofrecidos por el Gobierno regional y destaca «la importancia de que se respete el principio de autonomía universitaria».

En el ámbito regional, la diputada de IU Concha Masa apeló al «diálogo» entre ambas entidades y confió en que «las deficiencias de forma puedan ser subsanadas si se justifica adecuadamente la conveniencia de este nuevo título». Femetal también ofreció su opinión. Recordó que las empresas del sector concentran el 64,6% de las exportaciones de la región, operan en un mercado global y la creación de este tipo de perfil será determinante para la toma de decisiones de índole empresarial».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos