Gijón perdió 152 comercios y bares y ganó hospedajes en los últimos cinco años

Un camión con áridos circula por las instalaciones de ArcelorMittal en Veriña, en la mañana de ayer. Gráfico
Un camión con áridos circula por las instalaciones de ArcelorMittal en Veriña, en la mañana de ayer. / PALOMA UCHA

Las licencias de actividad económica aumentaron desde 2012 en 2.184 y alcanzan un total de 33.963 en el municipio

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

Los expertos dicen que un buen síntoma para palpar el estado de la economía de una ciudad es ver el número de bares y restaurantes con los que cuenta. En Gijón, las licencias concedidas para este tipo de negocio han disminuido en los últimos años, situándose al cierre de 2016 en 2.437. Eso quiere decir que 95 se quedaron por el camino con respecto al ejercicio anterior, pero solo se perdieron 35 si tenemos en cuenta el último quinquenio. También ha sido negativa la evolución de otro sector especialmente dinamizador de las calles gijonesas, como es el comercio de alimentos y bebidas, que vieron cómo se perdían 117 licencias desde 2012, aunque aumentaron en cuatro las destinadas a comercios de productos industriales no alimenticios. En total, 152 menos entre las dos actividades citadas.

Todo lo contrario ocurrió con el sector hotelero, pues según refleja la evolución de la concesión de licencias del Impuesto de Actividades Económicas (IAE) en el municipio, los servicios de hospedaje cuentan con 115 permisos, una docena más que comparando el dato con respecto a 2012. Es de destacar que si durante los cuatro primeros años de ese quinquenio la cifra permaneció prácticamente estable, el año pasado se concedieron diez licencias más, síntoma de las buenas expectativas que tiene el sector para el futuro inmediato.

Aunque tres sectores empresariales relacionados, de una u otra manera, con el turismo hayan tenido comportamientos desiguales, eso no quiere decir que sea una constante, según las licencias de actividad en Gijón. Los datos apuntan que, si bien en 2013 se produjo un descenso, el incremento en los tres últimos años ha sido mantenido, hasta alcanzar las 33.963, 2.184 más que hace cinco años y un aumento de 668 con respecto al ejercicio anterior. Pero, ¿qué se puede concluir de esa evolución? Hay actividades empresariales y profesionales. Las licencias para las primeras aumentaron en 1.509 en los últimos cinco años y para las segundas, en 645.

Golpe a la construcción

Hubo sectores que durante este quinquenio lo pasaron mal, con un resultado negativo en la concesión de licencias, como son la ganadería independiente, las empresas de energía y agua, las de extracción y transformación de minerales y las de construcción. En especial, se perdieron explotaciones de ganado ovino y caprino, de avicultura, desapreció la única de cunicultura, las explotaciones ganaderas mixtas, las firmas de extracción de combustibles sólidos, las de captación de agua y fabricación de hielo, y las industrias de productos minerales no metálicos.

Pero sin duda las que peor lo han pasado estos años son las empresas dedicadas a la construcción, con la pérdida de 166 licencias en cinco años. La crisis golpeó duro en las compañías de edificación y obra civil, con un descenso de 85; las de acabados de obras, con 64 menos, y las de instalaciones y montajes, con un saldo negativo de 53. A pesar de todo, el sector de la construcción sigue manteniendo en el municipio 2.697 licencias e incluso se ha detectado un aumento de 41 agrupaciones y uniones temporales de empresas.

En el otro lado de la balanza, en el de los sectores que, a pesar de todo, han conseguido un saldo positivo en cuanto a licencias concedidas por el Ayuntamiento de Gijón, están los de instituciones financieras, seguros, servicios prestados a las empresas y alquileres (en especial estos dos últimos apartados), que aumentaron en 1.048; el apartado de otros servicios, que subieron 400; el transporte y comunicaciones, con 145 nuevos permisos, y el comercio, restaurantes, hospedajes y reparaciones, con un aumento de 59.

Alquileres de inmuebles y servicios prestados a empresas aparte, hay que resaltar que se ganaron 141 licencias para transportes terrestres, 122 de educación e investigación, 100 de servicios personales, 91 de sanidad y servicios veterinarios, 46 de reparaciones, 37 de servicios de saneamiento, limpieza y similares, y 24 de telecomunicaciones.

La situación actual

Pero la actividad económica no solo la conforman las empresas. También los profesionales contribuyen de una manera muy importante a ella y en Gijón cuentan con licencia 5.680, de los que 1.003 son profesionales del Derecho, 814 de la Sanidad, 462 agentes comerciales y 420 del mundo de la enseñanza.

Pero, ¿cuál es la fotografía de la actividad económica a inicios de este año en Gijón? Hay algunos apartados que no cuentan con empresa o profesional alguno que la ejecute en el municipio, como son los casos de la explotación de ganado porcino, la cunicultura, la extracción de petróleo o gas natural, la extracción y transformación de minerales radiactivos, la extracción y preparación de minerales metálicos, los ingenieros de geodesia y cartografía, y los relacionados con los espectáculos taurinos. Testimonial es la presencia de empresas y profesionales que se dedican a la explotación de ganado ovino y caprino, a la avicultura, al refino de petróleo, al transporte aéreo, la topografía o el baile.

La mayor actividad en Gijón se concentra en sectores que superan el millar de licencias, como son el comercio al por menor de productos industriales no alimenticios (4.073), alquileres de bienes inmuebles (3.719), restaurantes y bares (2.437), servicios prestados a empresas (2.033), el comercio al por menor de productos alimenticios y bebidas (1.912), el comercio al por mayor (1.336), servicios personales (1.326), la edificación y obra civil (1.170), auxiliares financieros, de seguros e inmobiliarias (1.042) y profesionales del Derecho (1.003). También es alta la actividad en educación e investigación (808), reparaciones (714), instalaciones y montajes (695), transportes terrestres (636), acabados de obras (586), servicios recreativos y culturales (525), actividades anexas a los transportes (474) y fabricación de productos metálicos (330).

Todos estos datos sacan a la luz la importancia que tiene el sector servicios en el sistema económico gijonés, al tiempo que el primario es prácticamente testimonial. Las empresas del sector secundario han resultado bastante perjudicadas por la crisis, pero la realidad es que parece que han aguantado mejor de lo que se podía esperar. Y a partir de ahora, solo queda remontar.

Más

Fotos

Vídeos