Gijón revisa sus protocolos tras la denuncia de abuso sexual en una fiesta de prau

«La campaña 'Gijón no tolera agresiones sexistas' no puede quedar solo en un cartel», dicen entidades juveniles y feministas

GLORIA POMARADA / CHELO TUYA GIJÓN.

Grupos municipales y asociaciones de mujeres y de jóvenes urgen medidas ante las agresiones sexistas registradas en las fiestas de verano. La última un caso de abuso sexual a una menor en la verbena de Castiello, que está siendo investigado por la Guardia Civil. «En Gijón estos sucesos son muy minoritarios, no ocurre como en Pamplona. Estamos en una ciudad segura, solo hay que comparar las estadísticas con otras ciudades», explica el concejal de Seguridad Ciudadana, Esteban Aparicio. No obstante, el edil señala que el gobierno local «protocolizará aún más las actuaciones», ya que «todo es mejorable».

«El pasado año ya planteamos un protocolo en base a lo que había pasado en San Fermín y no se hizo nada», señaló por su parte el edil de Ciudadanos José Carlos Fernández Sarasola. En la comisión de Seguridad que se celebrará mañana en el Ayuntamiento la formación pedirá que se elabore «un protocolo de actuación dirigido a los organizadores de fiestas y hosteleros nocturno». La de Ciudadanos no es la única medida en materia de agresiones sexistas que la corporación abordará en los próximos días. Xixón Sí Puede llevará al pleno del lunes una propuesta «general» a perfilar con las entidades a través de la Oficina de Igualdad. «La propuesta es para intentar que no vuelva a suceder», dijo Nuria Rodríguez, que cita entre las líneas de actuación en las fiestas de prau «que el DJ o la orquesta insistan en que hay que respetar».

«Antes de lanzar unos y otros propuestas opuestas, conviene saber lo que pasó realmente», apuntó Mariano Marín sobre el incidente de Castiello. La menor denuncia haber sido víctima de tocamientos por encima de la ropa por parte de un joven, justo en un momento en el que se alejó de su grupo de amigos y se encontraba sola. La Guardia Civil busca ahora al presunto autor de los hechos. «Es un acto de violencia puro y duro. Por desgracia no es nuevo, las agresiones se convierten en parte de la diversión», lamentó Begoña Fernández, del PSOE. «Se trata de una situación lamentable sobre la que hay que intervenir», señaló desde IU Ana Castaño, quien recordó la necesidad de trabajar «día a día en la prevención».

El Conseyu plantea intervenir

Y una forma de trabajar la plantea el Conseyu de Mocedá. Su presidente, Álvaro Granda, además de «condenar lo ocurrido», apunta la posibilidad de «estudiar la colaboración entre administraciones y entidades, para intervenir directamente en los espacios de ocio con personal formado». Habla él de «aumentar la visibilidad», algo que Jessica Castaño, presidenta de Mujeres Divorciadas y Separadas de Asturias, cree que «se consiguió con la campaña 'Gijón ciudad libre de agresiones sexistas'».

Aunque apoyan la iniciativa, tanto Munia Braña, de Mujeres Jóvenes de Asturias, como Blanca Aranda, de la Federación de Mujeres Progresistas, creen que «no se puede quedar solo en un cartel, hay que invertir en políticas de igualdad, educación y coeducación». Para Aranda, «hay enseñar que a las mujeres no se nos agrede ni se nos toca». Los cuatro aplaudieron la actuación de la menor: «Hizo muy bien en denunciar. Quien debe avergonzarse es él, no ella».

Más noticias

Fotos

Vídeos