Gijón tendrá seis millones de euros de superávit este año frente a los dieciséis del pasado

La concejala de Hacienda, Ana Braña, en un Pleno municipal. /PETEIRO
La concejala de Hacienda, Ana Braña, en un Pleno municipal. / PETEIRO

Un órgano de expertos en finanzas públicas vaticina que el Consistorio incumplirá este ejercicio la regla de gasto impuesta por la ley de estabilidad

I. VILLAR GIJÓN.

El Ayuntamiento de Gijón cerrará el año 2017 con un superávit -más ingresos que gastos- de seis millones de euros, según la previsión de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), entidad que tiene como objetivo «velar por la sostenibilidad de las finanzas públicas como vía para asegurar el crecimiento económico y el bienestar de la sociedad española a medio y largo plazo». En un informe en el que analiza cómo se están ajustando las principales ciudades españolas a sus obligaciones en materia de estabilidad presupuestaria, advierte además de que este ejercicio Gijón incumplirá el parámetro de la regla de gasto. De confirmarse, esta circunstancia podría obligar al municipio a someterse a planes de ajuste bajo la supervisión de la administración autonómica, un escenario que el Ayuntamiento lleva años bordeando, aunque sin llegar a sobrepasar el límite que sí podría superar ahora.

El estudio de la Airef, en base a datos aportados por los ayuntamientos y el Ministerio de Hacienda y Función Pública, aborda la situación de los dieciséis municipios con más población del país. Junto a Gijón están Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Zaragoza, Bilbao, Vigo, Palma de Mallorca, Las Palmas de Gran Canaria, Málaga, Murcia, Córdoba, Valladolid, Alicante y L'Hospitalet de Llobregat. En conjunto se prevé que estas entidades locales cierren el ejercicio de 2017 con un superávit de 1.075 millones de euros, lo que representaría un descenso del 39,7% con respecto a los 1.784 millones de euros de 2016. Ese año el resto de ayuntamientos, para los que no se hace una previsión a futuro, sumaron un superávit de 5.299 millones de euros, que unidos a los de las dieciséis ciudades objeto de análisis alcanzaron los 7.083 millones.

En el caso de Gijón, el superávit del último ejercicio fue de 16 millones de euros, por lo que si se cumple la estimación de que al cierre del curso corriente la cifra se reduzca a seis millones, el descenso habrá sido del 62,2%. La reducción es superior a la prevista para el conjunto de las urbes estudiadas y una de los más altas de todas las listadas. Por delante estarían Córdoba con un descenso del 79,6%, al pasar de 73 a 15 millones; Barcelona, con un 77,1%, de 113 a 26 millones; Valladolid, con un 71,5%, de 28 a 8 millones; y Vigo, con un 64,3%, que pasaría de un superávit de 19 millones en 2016 a tan solo 7 en el año en curso. Existe un caso particular, que es el del Ayuntamiento de Bilbao, único de los analizados por la Airef que se prevé que cierre el ejercicio con déficit. Si en 2016 tuvo un resultado positivo de 11 millones, este año cambiará al signo negativo con 29 millones más en gastos que en ingresos. El organismo señala, no obstante, que este déficit coincide con «el autorizado por el plan económico y financiero aprobado por su órgano de tutela», en este caso la Diputación Foral de Vizcaya. El Ayuntamiento con más superávit al cierre de 2017 será el de Madrid, con 622 millones. Representan un 44,3% menos de los 1.115 millones con los que acabó el ejercicio 2016.

Por 200.000 euros

Al margen de esta variable, el informe estudia otras también relacionadas con los objetivos de estabilidad financiera que están obligados a cumplir las entidades locales. Una de ellas es la regla de gasto: de un año para otro la ejecución en la que incurren las administraciones no puede aumentar por encima de la tasa de referencia a medio plazo del Producto Interior Bruto (PIB), que para 2017 está fijada en el 2,1%. Es decir, el gasto real a lo largo del ejercicio -con independencia del presupuestado- no puede superar en más del 2,1% al del año anterior. Recientemente la concejala de Hacienda, Ana Braña, aseguró que en 2016 esta regla de gasto se cumplió por un margen de tan solo 200.000 euros, que es menos del 0,1% del dinero que maneja cada año el Ayuntamiento.

La Airef, en todo caso, cree que en 2017 Gijón saltará definitivamente esa barrera. «Se prevé un incumplimiento de la regla de gasto al cierre del ejercicio en mayor importe que el previsto en la información de abril», señala el organismo en referencia a que las estimaciones realizadas hace unos meses eran aún más optimistas en cuanto al cumplimiento de este requisito de estabilidad. El grupo de expertos insta al Consistorio a «adoptar medidas en ejecución», esto es, adecuar los gastos que quedan en lo que resta de año al nivel necesario que permita cumplir con el tope fijado por la ley. En la misma situación están los ayuntamientos de Valencia, Bilbao y Córdoba, que tampoco cumplen la regla de gasto. Madrid ya la incumplió en 2016 y también repetirá este año.

Respecto a la ratio de deuda sobre el total de ingresos corrientes, Gijón está por debajo del 75%. Si superara ese límite, necesitaría de la autorización de una administración de rango superior para pedir préstamos a largo plazo. Y por encima del 110%, no podría endeudarse más.

Fotos

Vídeos