El Ayuntamiento de Gijón pide a Fomento iniciar el vaciado del túnel del metrotrén en 2018

Una de las zonas del túnel, cerca de la entrada por el campus, donde se acumula más agua. / XIXÓN SÍ PUEDE

El ministerio repondrá los bombeos dañados, pero prioriza conocer la estabilidad del subsuelo antes de la extracción del agua

MARCOS MORO GIJÓN.

El gobierno local lo ha pedido y el Ministerio de Fomento ya lo está estudiando. Se trata del inicio del vaciado de forma controlada del túnel del metrotrén, en el segundo semestre de 2018, para que los gijoneses visualicen que se vuelve a trabajar en una infraestructura ferroviaria que ha costado 138 millones de euros, lleva construida más de una década y que ha acabado inundada por la falta absoluta de mantenimiento.

Fernando Couto, quien anteayer anunció en el Pleno el compromiso del Gobierno de España para soterrar las vías desde la estación intermodal hasta La Calzada, es quien más se ha partido el pecho con esta cuestión. En las reuniones con los responsables de Adif el portavoz del gobierno local trasladó que era «una insólita vergüenza» que un concejal de la oposición, David Alonso, de Xixón Sí Puede, hubiera tenido que bajar al 'tunelón' para mostrar a todo el mundo el abandono del corredor ferroviario de 3,9 kilómetros de longitud.

Más información

Tanto el presidente de Adif, Juan Bravo, como la directora general de explotación y construcción de este ente público, Isabel Pardo, están de acuerdo en reponer los equipos de bombeo dañados que dejaron de realizar su función en el verano de 2014. Sin embargo, antes de vaciar de forma controlada el túnel y ponerlo seco quieren conocer el efecto que la extracción del agua acumulada en estos tres últimos años puede tener en el entorno subterráneo. Para Fomento, es prioritario anticipar problemas de subsidencia que se puedan producir. Este término, el de las subsidencias, es el fenómeno geológico que explica el hundimiento progresivo de la superficie del terreno como consecuencia de trabajos de minería, colapso de cavidades subterráneas, extracción de agua o petróleo, o desecación. El efecto visible de la subsidencia son los asientos de los cimientos de los edificios, cuando se dice que éstos pisan, lo que suele provocar agrietamiento en las viviendas y zonas comunes.

Para mejorar el conocimiento sobre el estado estructural de la infraestructura y evitar todo riesgo geológico de desestabilización del terreno durante el vaciado del túnel, Adif contrató en julio a una ingeniería madrileña, Axil, para que haga trabajo de campo durante seis meses y elabore un informe sobre todas estas cuestiones. Dicho informe deberá ser entregado a Fomento a comienzos del próximo año.

La ingeniería deberá detallar la situación en la que se encuentran las instalaciones interiores, la cota alcanzada por la inundación por tramos, así como la evolución de las afecciones que se produjeron al entorno (edificaciones, instalaciones y servicios públicos) durante la construcción del túnel hace más de diez años. Pero lo fundamental es que la empresa deberá pronosticarlas consecuencias del vaciado de agua con bombeo.

La adecuación del túnel ya construido entre el Museo del Ferrocarril y el entorno del campus universitario y su entronque con el corredor ferroviario de cercanías Gijón-Oviedo es la prioridad del equipo de gobierno en materia de infraestructuras para los años 2018 y 2019.

Reclamación presupuestaria

Según remarcó Couto en otro Pleno hace un mes «nadie entendería en Gijón que un túnel ya concluido e inundado, a falta de la superestructura y las estaciones, tuviera que esperar a otros proyectos para entrar en servicio». Por ese motivo, el equipo de gobierno ha avanzado que reclamará para 2018, a través de sus parlamentarios en Madrid, dotaciones presupuestarias estatales para los proyectos de la nueva estación intermodal junto al Museo del Ferrocarril y el del tramo de conexión entre la nueva estación y la línea actual de cercanías Gijón-Oviedo.

El gobierno local pedirá asimismo por los mismos cauces la licitación de las obras de acondicionamiento, superestructura, vías, electrificación, comunicaciones y seguridad del túnel del metrotrén ya construido, así como las obras de arquitectura de las estaciones que lleva adosadas la galería subterránea.

Fomento, a través del ministro Íñigo de la Serna, ha puesto de manifiesto que se están haciendo esfuerzos para acortar los plazos de tramitación de los proyectos tanto en lo que se refiere a la estación intermodal como a la prolongación del metrotrén hasta Cabueñes.

Fotos

Vídeos