El gobierno local reconoce que la falta de espacios frena la llegada de empresas grandes

Moriyón y Amy Trojanowski descubren una placa de recuerdo. / A. FLÓREZ
Moriyón y Amy Trojanowski descubren una placa de recuerdo. / A. FLÓREZ

Couto asegura que la ciudad necesita techo y edificios para atender la demanda de compañías con plantillas de entre 80 y 400 trabajadores

MARCOS MORO GIJÓN.

El gobierno local reconoció ayer que la falta de espacios disponibles está frenando la llegada de empresas con plantillas de trabajadores amplias interesadas en instalarse en la ciudad. Así lo puso de relieve Fernando Couto durante el acto de inauguración del centro de servicios de la multinacional Chemours, ubicado en el edificio de la Fundación Laboral de la Construcción, en el área industrial de Tremañes.

El portavoz del equipo de gobierno explicó que diferentes iniciativas empresariales se han puesto en contacto en los últimos meses con el Ayuntamiento para manifestar su interés en trasladarse a Gijón, seducidos por «el polo de atracción» que ejercen el Parque Científico y Tecnológico y la Milla del Conocimiento. Sin embargo, admitió que esa demanda no es posible atenderla en este momento porque la ciudad tiene un déficit de instalaciones como la que ha permitido captar a Chemours. «Necesitamos techo residencial o edificios que puedan albergar grandes cantidades de trabajadores. Las empresas que han preguntado quieren instalarse con plantillas de 80, 100, 200 e incluso hasta 400 empleados», indicó Couto. Por ese motivo aseguró que la asignatura pendiente, dentro del plan estratégico de residencias empresariales públicas, es conseguir esa capacidad para albergar multinacionales de la que ahora se carece.

El gerente del Centro Municipal de Empresas, Rubén Hidalgo, confirmó la existencia de esta «lista de espera». Se trata, explicó, de empresas nacionales en crecimiento entre las que se incluyen fundamentalmente ingenierías, centros de atención al cliente y compañías de servicios.

En cuanto al edificio de la Fundación Laboral de la Construcción, un inmueble que no es propiedad del Ayuntamiento y que fue adecuado por el Centro Municipal de Empresas, Hidalgo señaló que tanto Chemours como el Grupo Unísono tienen en su mano ocupar los espacios que aún quedan disponibles. La multinacional química está utilizando 1.000 metros cuadrados para su nuevo centro de servicios, pero tiene derecho de tanteo para ampliar sus instalaciones en otros 500. Y Unísono, que también ocupa otros 1.000 metros de cuadrados para su centro de teleoperadores, tiene opción de tanteo sobre otros 1.500 metros cuadrados. Si ambas empresas hacen efectivos esos derechos de tanteo el edificio quedaría colmatado, pero si no lo hacen podrían tener su oportunidad alguna de las ingenierías que quieren instalarse en el municipio. Chemours y Unísono deberían comunicar sus planes de expansión al Ayuntamiento como muy tarde en abril.

En este momento el conjunto de las residencias empresariales municipales del Parque Científico, que suman 6.800 metros cuadrados alquilables, se encuentran ocupados al 100%. Está en marcha la ampliación del edificio central del parque, donde está radicada la sede de Impulsa, que en unos 600 metros cuadrados permitirá el acomodo de una veintena de pequeñas start-ups agrupadas en uno de los programas de Impulsa, el llamado Movimiento Equilibria de vida saludable y activa.

«Competente y competitivo»

Por su parte, la alcaldesa reivindicó ayer la inauguración en Tremañes del centro de servicios internacional de Chemours, multinacional química que factura en todo el mundo miles de millones de dólares y cotiza en la bolsa de Nueva York, como «un hito para la historia de la ciudad». Según destacó Moriyón, «esta llegada significa que Gijón es competente y competitivo para la atracción de empresas de primer nivel mundial, que encuentran en el talento local un importante activo que sumar a sus proyectos». También aseguró que «está en el interés del Ayuntamiento seguir colaborando con multinacionales para que encuentren en Gijón una ciudad propicia para este talento en espacios empresariales ajustados a sus necesidades y una calidad de vida excepcional para sus trabajadores».

El acto de inauguración del centro de servicios gijonés de Chemours contó con la presencia de la vicepresidenta financiera y 'controller' de Chemours, Amy Trojanowski, quien reconoció el apoyo del Ayuntamiento de Gijón, Impulsa y de la Fundación Laboral de la Construcción para que la multinacional se haya establecido en la ciudad. El centro de servicios de Chemours, con 80 empleos cualificados, respaldará desde Gijón las actividades de finanzas, compras, logística, recursos humanos, tecnologías de la información y legal «desde una nueva oficina moderna, inclusiva y diversa», destacó Trojanowski.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos