El Gobierno ultima la puesta en marcha del pretratamiento de la depuradora

Vista aérea de la depuradora construida en El Pisón, paralizada judicialmente desde 2016. / JOSÉ SIMAL
Vista aérea de la depuradora construida en El Pisón, paralizada judicialmente desde 2016. / JOSÉ SIMAL

El nuevo ministerio tiene prevista la resolución del contrato de construcción de la planta, que ya tiene listo su nuevo estudio de impacto ambiental

M. MORO GIJÓN.

El nuevo Gobierno socialista de Pedro Sánchez ultima la puesta en marcha de los sistemas de pretratamiento de la depuradora del este construida en El Pisón. Los equipos de desarenado y desengrasado que lleva incorporados la planta y que la Audiencia Nacional autorizó poner en funcionamiento el pasado mes de septiembre a petición de la Abogacía del Estado.

La información la adelantó el portavoz municipal del PP, Pablo González, quien tiene hilo directo con la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC), que aún no ha relevado a su presidente, Ramón Álvarez Maqueda, cargo nombrado por el anterior Ejecutivo de Rajoy. Según explicó González, el Ministerio de Medio Ambiente saliente le ha dejado los deberes hechos en esta materia al nuevo equipo de la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera. Y el nuevo Consejo de Ministros ya tiene prevista en una de sus próximas reuniones aprobar la resolución del contrato vigente de la depuradora con la Unión Temporal de Empresas (UTE) de Aqualia, FCC y Degremont que la construyó. El portavoz del PP dio por hecho que sería este viernes, pero ayer desde Madrid un portavoz confirmó que no será así. La finalización de este trámite administrativo, que ha tardado más de ocho meses en poder completarse, es imprescindible para que la empresa pública Tragsa entre en la planta paralizada judicialmente desde abril de 2016 para activar los filtros de pretratamiento y volver a eliminar arenas y grasas de las aguas residuales generadas por la cuenca este que se expulsan por el emisario submarino de Peñarrubia a dos kilómetros y medio de la costa y a casi 30 metros de profundidad. En realidad se trataría de recuperar el nivel de pretratamiento que se perdió con el desmantelamiento de los equipos que, para realizar esta función, tenía el edificio de la 'Plantona'.

Pablo González realizó ayer un segundo anuncio en relación con la depuradora del este y es que esta misma semana la Confederación Hidrográfica del Cantábrico recibirá el nuevo estudio de impacto ambiental que el anterior Ministerio de Medio Ambiente, dirigido por Isabel García Tejerina, encargó hace casi un año a la empresa asturiana Taxus. Este documento analizará de nuevo, de forma razonada, los pros y contras de construir la planta depuradora en cuatro posibles emplazamientos -El Pisón, El Rinconín, Peñarrubia y Cagonera- y la posibilidad de no hacer ninguna instalación en la zona este. Podría darse la circunstancia de que los técnicos contratados justificasen que la mejor solución es legalizar la depuradora donde se ha construido. Tras la entrega del estudio de evaluación ambiental a la Administración estatal se inciará de inmediato el periodo administrativo de información pública para recibir alegaciones. En cualquier caso, aunque aún tarde en aprobarse de forma definitiva este estudio puede tener la llave para completar el saneamiento gijonés tras más de 27 años de problemas.

Más noticias

Temas

Gijón

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos