Gotas que perforan la piedra

La cúpula de la iglesia desacralizada de la Laboral, cuyos desperfectos son visibles. / FOTOS: VÍCTOR CAMBLOR
La cúpula de la iglesia desacralizada de la Laboral, cuyos desperfectos son visibles. / FOTOS: VÍCTOR CAMBLOR

La cúpula del templo desacralizado de la Laboral presenta acumulación de sales por las filtraciones

P. LAMADRID GIJÓN.

Una capa blanquecina cubre parte del interior de la cúpula que remata la iglesia desacralizada de la Laboral. Víctor Camblor, miembro de la Asociación de Antiguos Alumnos de la Universidad Laboral, apunta que se trata de una acumulación de sales provocada por las filtraciones de agua, que tiende a «degenerar el ladrillo». Un problema en la impermeabilización que afecta a esta estructura, «única en el mundo por sus dimensiones y forma constructiva», desde hace años. Y que, de no resolverse, puede causar, incluso, el derrumbe. «Si el material se va sobrecargando con el agua, tiende a estropearse la estabilidad. Y puede que, en un momento dado, la cúpula colapse y se venga abajo», indica.

Para Camblor, el tema de las humedades es muy preocupante «porque pasan los años y siguen sin hacer nada», señala en referencia al Gobierno del Principado, administración responsable de las instalaciones de la Laboral. Pero las filtraciones en esta cúpula, que además soporta el peso de una linterna de trescientas toneladas, no son el único problema que afecta a los elementos arquitectónicos del complejo diseñado por Luis Moya. «Los tejados de las zonas donde no hay actividad no se repararon cuando el resto y su estado es lamentable», asegura.

Fotos

Vídeos