El rector afirma que la sede de Educación Física será «la que convenga a la Universidad»

García Granda sube las escaleras del Consistorio seguido de las vicerrectoras Marta María Hernando y Eugenia Suárez.
García Granda sube las escaleras del Consistorio seguido de las vicerrectoras Marta María Hernando y Eugenia Suárez. / JOAQUÍN PAÑEDA

Prevé que el grado de Organización Industrial pueda implantarse en el curso 2019-2020 y que Ingeniería de Datos se apruebe sin problemas

Laura Mayordomo
LAURA MAYORDOMOGijón

En la línea optimista en la que se ha venido pronunciando en los últimos días, el rector de la Universidad de Oviedo expresó ayer su confianza en que el Gobierno asturiano reconsidere su rechazo inicial al grado de Ingeniería de Organización Industrial. «Debería estar próximo que diera el visto bueno. Todo el mundo está de acuerdo», manifestó Santiago García Granda tras asistir en Gijón a la reunión de la comisión de seguimiento del convenio de la institución académica y el Ayuntamiento. En el encuentro con los grupos municipales, que se extendió hora y media en el Consistorio, les planteó que se trabaja para alcanzar «lo antes posible» un acuerdo para implantar estos estudios, aunque dado lo ajustado de los tiempos y la necesaria aprobación posterior por parte de la ANECA (Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación), es posible que la titulación no se pueda ofertar hasta el curso 2019-2020.

La que prevé que se pueda implantar «en un plazo relativamente corto» es otra de las propuestas salidas de la Escuela Politécnica de Ingeniería (EPI) de Gijón: Ciencia e Ingeniería de Datos. Es una titulación «muy interesante» por la demanda creciente de este perfil profesional y porque, al estar planteado como un grado semipresencial, su implantación no requiere de grandes inversiones. En la reunión, el equipo rectoral habló además de la posibilidad de iniciar un programa de doctorados industriales. «Es una idea que planteamos, sería interesante», dijo García Granda tras una reunión a la que acudieron los vicerrectores Marta María Hernando, Eugenia Suárez y José Ramón Obeso y la gerente de la Universidad, Ana Caro.

Respecto a otro de los grados a los que aspira la ciudad, el de Actividad Física y Deporte, su resolución se plantea «bastante más compleja». Gijón «tiene posibilidades de que se pueda implantar aquí, pero igual que tienen posibilidades otras sedes o campus de la Universidad», indicó. «La decisión la tomaremos en términos de lo que más convenga a la Universidad. Y una cosa muy importante, no la vamos a poner en marcha sin contar con el Principado». El equipo de gobierno, como ya le trasladó en una reunión celebrada en diciembre, está dispuesto a ampliar el convenio de financiación en un millón de euros en cuatro años para dotar a la Universidad de los equipamientos necesarios para la docencia de este grado. Aunque esa iniciativa «nos parece interesante», quiso desligarla de la decisión final. Ésta, subrayó «no va a depender de las aportaciones sino de las condiciones, académicas y de la mejor utilización de nuestros recursos».

Ayudas y Botánico

Por unanimidad se aprobó que las ayudas Erasmus+ de movilidad internacional y las becas de movilidad y de máster se abran a todos los alumnos residentes en Gijón independientemente del campus de la Universidad de Oviedo en el que estudien. La medida, propuesta por Xixón Sí Puede, empezará a aplicarse en la convocatoria de 2019 aunque si en la de este año -ya cerrada- no se agota la partida de casi 2,3 millones de euros, podría haber otra complementaria.

El rector avanzó que en un mes estará resuelto el concurso para cubrir la plaza de hortis curator (conservador) del Jardín Botánico Atlántico que quedó vacante tras el despido de Álvaro Bueno. Hasta el momento la venía ocupando, de forma interina, una profesora de Botánica de la Universidad. Tras varios meses de retraso por cuestiones administrativas, se prevé sacar ya un concurso que será «muy abierto» para buscar «una persona de perfil más científico».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos