La Universidad ve «sesgado» el informe que deniega a Gijón el nuevo grado de Ingeniería

Un grupo de gaiteros durante el acto de entrega de diplomas a los nuevos egresados de la Escuela Politécnica Industrial.
Un grupo de gaiteros durante el acto de entrega de diplomas a los nuevos egresados de la Escuela Politécnica Industrial. / DANIEL MORA

La institución afirma que en Organización Industrial hay demanda para cubrir 88 plazas al año, en contra del criterio de la Consejería de Educación

ELENA RODRÍGUEZ GIJÓN.

La Universidad de Oviedo ya ha trasladado a la Consejería de Educación sus alegaciones después de que el departamento que dirige Genaro Alonso se manifestara en contra de la implantación del grado de Ingeniería de Organización Industrial en la Escuela Politécnica de Ingeniería de Gijón (EPI). La institución académica ofrece una docena de argumentos para defender la puesta en marcha de una carrera muy demandada por los empresarios de la región. El principal de todos ellos es el que hace referencia a la demanda de este título. La consejería señaló que, basándose en los propios datos que le había remitido el Vicerrectorado de Estudiantes, solo 27 alumnos habían iniciado esta titulación fuera de Asturias en los últimos seis cursos, una demanda «escasa» para ser aprobado.

Más información

En el documento de alegaciones -que firma el vicerrector de Organización Académica, Juan José del Coz-, la Universidad tilda de «simplista y sesgado» el análisis de Educación en este sentido. Porque, dice, «solo considera el número de estudiantes asturianos que deciden cursar esta titulación fuera del Principado, sin analizar otros parámetros, como el número de alumnos de provincias limítrofes que salen o los que cursan esta titulación en las universidades en las que está implantada, por citar alguno de los muchos omitidos».

Pero, además, rectifica las cifras que, según Educación, le habían sido remitidas desde la institución académica. «Los datos de traslado de estudiantes que se han incluido en el escrito y que han sido tomados como base para analizar la demanda social del título no se corresponden exactamente con los facilitados por el Vicerrectorado de Estudiantes, pues ascienden a 51 en el periodo analizado», el tiempo comprendido entre los cursos 2011-2012 y 2016-2017. Agrega, además, que «la demanda de esta titulación alcanzaba un número de estudiantes que suponía el 14% de los alumnos de la rama industrial de la Universidad de Oviedo, lo que elevaría la cifra a 88 plazas», que es la media que viene recogida en el libro blanco de la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA) sobre esta titulación concreta. La Universidad insiste en que sí ha justificado el número esperado de estudiantes, que fija finamente en sesenta, así como las prospecciones sobre su evolución.

«La tasa de paro entre estos egresados es inferior al 13,8%, según un informe reciente»

Precisamente a dicha publicación, la de la ANECA y que menciona en unas cuantas ocasiones, se remite la institución para «reiterar que en ninguna provincia colindante aparece esta titulación en universidades públicas, por lo que es un objetivo prioritario de la Universidad de Oviedo la captación de estudiantes tanto nacionales como internacionales». Educación, por contra, apuntaba que no solo se oferta en la Universidad Europea del Atlántico, en Cantabria, de titularidad privada, sino también en la Universidad de Vigo, en la de Valladolid y en la de León.

«No hay duplicidades»

Hasta ahí los principales argumentos en cuanto a la demanda y las tendencias demográficas. Pero hay más. La institución académica alude a que «no hay duplicidad en los grados de ingeniería» después de que la Educación apuntara que «la oferta formativa novedosa ni siquiera supone 78 créditos».

En cuanto a las asignaturas específicas -en las que la consejería aprecia «coincidencias en denominación, contenido y competencias con materias de otras titulaciones de la rama de Ciencias Sociales y Jurídicas»-, la Universidad cree que no puede afirmarse que haya una importante concurrencia de objetivos y contenidos.

Tomando en consideración estos aspectos -«la baja demanda y la escasa oferta novedosa»-, el Principado ve mejor abogar por una mención (especialidad) de grado o por un máster. La Universidad no lo comparte. Cree que la mejor fórmula es un grado. «Una mención no sería concordante con el resto de estudios de este tipo que existen en España» y «un máster chocaría también con la mayor parte de las universidades españolas». Es más, califica de «anecdóticos» los casos en los que estos estudios universitarios se llevan a cabo a través de un máster en el territorio nacional. Y no deja pasar tampoco por alto «el mayor coste de la implicación y matrícula que implican los estudios de postgrado».

Tampoco comparte que la implantación del grado vaya a suponer un desequilibrio «aún mayor entre ramas», como indica la Administración regional, que en su informe refleja cómo hay nueve titulaciones de Artes y Humanidades, seis de Ciencias, siete de Ciencias de la Salud, trece de Ciencias Sociales y Jurídicas frente a dieciséis de Ingeniería y Arquitectura, al tiempo que aludía al «trasvase de estudiantes de otras ingenierías con escasa demanda», en probable referencia al campus de Mieres.

La Universidad no lo ve igual, «ya que el grado combina enseñanzas de distintas ramas del conocimiento y facilita la colaboración y formación transversal».

Demanda empresarial

Subraya la institución también que «se ha tratado de garantizar los principios de buena administración y racionalidad» para no distorsionar la planificación universitaria y «aprovechar los recursos existentes». Asimismo, hace hincapié en cómo «el perfil propuesto se adapta perfectamente al modelo económico empresarial del Principado, tal y como han puesto de manifiesto las organizaciones empresariales y sociales».

Uno de los argumentos de peso que ofrece es que «estos egresados registran las menores tasas de paro de los titulados universitarios. Son inferiores al 13,8%, según recoge el informe 'La Universidad española en cifras 2015-2016'». El informe III Ranking Universidad-Empresa de la Fundación Everis, relativo a la encuentra entre empresas sobre la empleabilidad de los recién titulados, «muestra que las dos titulaciones con mayor número de contrataciones son Administración, Gestión y Dirección de Empresas e Ingeniería Industrial».

Por último, la Universidad entiende que hay apartados del informe que toman «como una invasión en sus competencias académicas», aunque manifiesta «su disposición al diálogo y a aclarar cuanto sea preciso para mejorar la propuesta atendiendo a las recomendaciones de Educación».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos