La autorización del nuevo grado de Ingeniería es «inminente»

La autorización del nuevo grado de Ingeniería es «inminente»
El consejero Genaro Alonso, el alcalde de Oviedo, Wenceslao López; el rector, Santiago García Granda, y la vicerrectora de Estudiantes, Elisa Miguélez, en la jornada de Orientación Universitaria. / PABLO LORENZANA

El consejero señala que «la Universidad ha hecho los deberes con datos complementarios» y ve «razones sobradas» para darle luz verde

ELENA RODRÍGUEZ GIJÓN.

Casi dos meses y medio después de haber rechazado la implantación del grado de Ingeniería de Organización Industrial, la Consejería de Educación está dispuesta a autorizarlo y será de forma «inminente». Así lo aseguró el titular del departamento, Genaro Alonso, ayer, minutos antes de inaugurar las jornadas de Orientación Universitaria en Oviedo. Prevé que el permiso regional -tanto de la consejería como del Ejecutivo autonómico- tenga lugar «esta misma semana» para que el nuevo título pueda seguir con la tramitación requerida. Esto es, trasladarlo al Consejo de Universidades para que lo derive a la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA) y ésta, tras comprobar que cumple los requisitos requeridos, lo apruebe. «Como a la Universidad de Oviedo, a nosotros nos gustaría que pudiese estar implantado el próximo curso, pero eso nos transciende y no puedo pronunciarme. En cualquier caso, en lo que a nosotros respecta, vamos a darle la máxima celeridad», subrayó Alonso, en alusión a tener resuelto en esta misma semana el informe de autorización.

¿Y qué ha cambiado? Porque en el documento firmado por él el 22 de diciembre aludía especialmente a una «baja demanda» (indicaba que tan solo 27 alumnos iniciaron esta formación fuera del Principado en el sexenio comprendido entre 2011-2012 y 2016-2017) y a una coincidencia de contenidos con otras titulaciones de Ingeniería, en la que la oferta formativa no llegaba a los 78 créditos. Preguntado al respecto, Genaro Alonso no entró en detalles. «La Universidad ha hecho los deberes con una información complementaria, completando, modificando y precisando todos aquellos requisitos que en nuestro informe se le informaban para su modificación».

Más información

En un intento de los periodistas para que detallara más, Alonso (que en su momento insistió en que era necesaria una memoria económica más detallada y un aumento de las materias específicas) apuntó que no hay un aspecto concreto que les lleve a dar el paso. «Son todos en su conjunto. Había una serie de requisitos que o bien adolecían de cuestiones imprecisas o su contenido no era exactamente el demandado». Sin embargo, ahora, «en vista de la información remitida, entendemos que, en su conjunto, hay sobradas razones para su autorización».

Sobre la demanda tan solo señaló que «con los datos aportados y aun a sabiendas de que siempre existe una incertidumbre sobre el número de solicitantes, no es un obstáculo para autorizarlo».

Un poco antes había llegado al Palacio de Congresos el rector, Santiago García Granda, quien afirmó «no tener respuesta al respecto. No sé si van a responder para bien o no. Espero que sí, que sea para bien. Lo esperaba hace un mes. Hubo un mal entendimiento y la pena -añadió- es que hayamos tardado tanto tiempo. Hemos tardado demasiado y eso lo sabe todo el mundo», insistió. La institución confirmó que envió a la consejería información complementaria y aclaratoria sobre la propuesta inicial y ahora va a intentar que el grado, «que más maduro ya no puede estar», pueda ofrecerse el próximo curso. En cualquier caso, García Granda se mostró «escéptico» de que se pueda llegar en plazo.

Expectación en Bachillerato

No es el único. El PP también cree que no se cumplirán las expectativas de la institución académica. «Tanto la consejería como la Universidad se han ido pasando la pelota durante los últimos meses, lo que hace extremadamente complejo que estos estudios puedan impartirse el próximo curso», aseguraron sus responsables. El motivo, aseguraron, es que recibir el visto bueno de la ANECA «puede tardar seis meses». Por eso, exigieron a ambas partes «transparencia, información y una solución inminente», pues «lo cierto es que los estudiantes que cursan segundo de Bachillerato aún no saben si podrán estudiar este grado en septiembre». En rueda de prensa, criticaron que «la alcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón, no se haya pronunciado al respecto para defender los intereses de Gijón».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos