La grúa municipal de Gijón, bajo mínimos

La grúa municipal se lleva una moto accidentada en la avenida de Hermanos Felgueroso con ayuda de un agente policial. / JOAQUÍN PAÑEDA
La grúa municipal se lleva una moto accidentada en la avenida de Hermanos Felgueroso con ayuda de un agente policial. / JOAQUÍN PAÑEDA

Las limitaciones legales, los recursos de los infractores, la falta de personal y la vejez de las máquinas explican el desplome | La retirada de vehículos al depósito bajó en doce años de 8.512 a 4.104, más de la mitad

MARCOS MORO GIJÓN.

La Empresa Mixta de Tráfico, la sociedad de naturaleza público-privada que gestiona desde 1996 el aparcamiento regulado por la ORA, tiene en el servicio de la grúa su particular talón de Aquiles. Las estadísticas reflejan un descenso de actividad continuado en la última década que se viene acentuando desde 2012 hasta la actualidad.

El arrastre de vehículos al depósito municipal, que es la principal fuente de ingresos, registró en 2017 el dato mínimo de la serie histórica de los últimos doce. Se retiraron de las calles de la ciudad un total de 4.104 vehículos con una media mensual de 342 (11,2 al día). Es menos de la mitad que en 2005, cuando el servicio de la grúa se llevó 8.512 coches y motos (una media de 709 vehículos retirados al mes y de 23,3 al día). El conjunto de actuaciones en que intervino este servicio, que incluye también solo enganches, coches movidos que no van al depósito y retirada de vehículos abandonados por sus propietarios, se cerró en 2017 con 4.632 salidas de alguna de las tres grúas que se encuentran en este momento operativas.

Desde el servicio de Tráfico y Seguridad Vial se reconoce que la grúa en Gijón no actúa con la intensidad con la que lo hace en muchas ciudades de características similares, como puede ser el caso de Oviedo sin salir de Asturias. Y el motivo no tiene nada que ver con la falta de utilidad o necesidad, sino que obedece a cuestiones de índole operativa como la escasez de personal o la insuficiente correlación de grúas operativas por turno de trabajo.

Más información

Los trabajadores de la Empresa Mixta de Tráfico, con el presidente del comité de empresa José Campaña a la cabeza, aseguran que faltan de dos a tres gruistas y que de las tres grúas con que cuenta el servicio realmente solo hay dos operativas. «Hay seis personas trabajando y necesitaríamos nueve para una ciudad del tamaño de Gijón», apunta. Sobre las máquinas modelo Iveco utilizadas, con once años de antigüedad, asegura que «están muy desfasadas y pasan más tiempo en el taller que en la calle» .

Campaña culpa a la parte pública de la empresa (Ayuntamiento) y a la privada (Eysa) de aplicar una política errónea sobre la grúa que «consiste en mirar para otro lado y ver qué pasa». Además, incide en el incumplimiento del pliego de condiciones del contrato que mantiene el Ayuntamiento con la empresa mixta en lo tocante al servicio. «El pliego dice que debe haber tres grúas de mañana, dos de tarde y una de noche. Pero la realidad es que hay dos y a veces una de mañana, una de tarde y una a retén de noche», expone.

El concejal Esteban Aparicio, responsable de Seguridad Ciudadana y Movilidad, argumenta que desde la entrada en vigor de la nueva Ley de Seguridad Vial en 2015 «se ha limitado mucho la posibilidad de arrastre». Una circunstancia legal que han sabido aprovechar algunos infractores que han recurrido la retirada de sus vehículos por la grúa y a los que la jurisprudencia está dando además la razón.

Aparicio explica que los tribunales rechazan como medida ordinaria de disciplina el movimiento de coches estacionados en zona limitada que no dispongan de tique o excedan el tiempo establecido de la ORA. Las últimas sentencias dictadas contra la Empresa Mixta de Tráfico , según el edil, defienden que la retirada de vehículos con la grúa -en los supuestos en que no concurra obstaculización en el tráfico- debe tener en cuenta el principio de proporcionalidad. Esto es, que arrastrar un coche si éste no interfiere en la circulación viaria es una medida subsidiaria que ha de operar excepcionalmente para supuestos cualificados en sus circunstancias o en que el interesado se resiste a poner fin a la infracción.

La zona ORA

Por este motivo la retirada de vehículos en la zona ORA se ha convertido en algo casi excepcional en Gijón. Suele ser un caso o dos, máximo, al mes. Siempre bajo el criterio de que sean vehículos con un historia de reincidencia en la irregularidad de su situación.

El déficit por la caída de actividad se ha visto agravado también, según el personal que trabaja en la grúa, por la congelación de las tasas de este servicio desde 2013. Los propietarios de los automóviles de hasta dos toneladas (2.939 de los 4.104 vehículos retirados por la grúa en 2017) tuvieron que abonar 40 euros por el enganche, 70 por el traslado al depósito y otros 7,80 para la recogida en Tremañes. A pesar de la repercusión negativa de la bajada de actividad en el capítulo de ingresos, la Empresa Mixta de Tráfico cerrará el ejercicio el 31 de marzo con su tercer año consecutivo en ganancias. Fundamentalmente por efecto de los tiques de la ORA.

Temas

Gijón, Ora

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos