Un grupo empresarial asturiano, pendiente de la retasación de las parcelas de la ZALIA

La Zona de Actividades Logísticas, con su aspecto actual, vista desde la autopista 'Y'. / DAMIÁN ARIENZA
La Zona de Actividades Logísticas, con su aspecto actual, vista desde la autopista 'Y'. / DAMIÁN ARIENZA

La zona logística encargó a una consultora el estudio para adaptar los precios de los terrenos a la realidad del mercado

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

Parece que los responsables de la Zona de Actividades Logísticas e Industriales (ZALIA) enfrentan un reto firme de venta de terrenos para la instalación de una gran empresa. Hasta ahora, solo la patronal del transporte Asetra había adquirido hace varios años 5.000 metros cuadrados para ubicar su nueva sede en la zona logística, por los que pagó 700.000 euros, es decir, a 140 euros el metro cuadrado. Un precio demasiado elevado para los tiempos que corren, por lo que la ZALIA ha de reajustar lo que pide por el terreno.

Una segunda firma, en este caso un grupo empresarial asturiano vinculado al sector logístico, solo está pendiente de la retasación de las parcelas para trasladarse a la ZALIA. El caso es que los socios de la zona logística han encargado a una consultora la elaboración de un estudio que permita adaptar los precios de las parcelas a la realidad del mercado. Si en un primer momento los 700.000 metros cuadrados de la primera fase de la ZALIA salieron a la venta a un precio comprendido entre 130 y 185 euros el metro cuadrado, según la zona y la cantidad de terreno que adquirieran los interesados, lo cierto es que ya fue necesario rebajarlos en una ocasión, hasta establecerlos en una horquilla de entre 100 y 125. Actualmente están aún más bajos, a una media de 85 euros el metro cuadrado, pero se estima que se trata de un precio demasiado alto.

Eso hace que la ZALIA no sea competitiva frente a otras zonas logísticas de las comunidades limítrofes, donde se barajan unos precios de algo más de la mitad que en los terrenos de San Andrés de los Tacones, en torno a los 50 euros. De ahí la necesidad de ajustar al máximo esos valores para que la ZALIA resulte lo suficientemente atractiva a las empresas como para instalarse en ella.

Además, hay que tener en cuenta otro aspecto que afecta de manera importante a esta gran zona logística. Si bien su primera fase se encuentra totalmente urbanizada y dispone de los principales servicios, lo cierto es que todavía no cuenta con la prometida subestación eléctrica, con lo que el suministro de potencia es limitado, ya que en realidad se trataría de la preinstalación energética. Se calcula que, en las condiciones actuales, podría dar servicio a unas cuatro grandes empresas. Por tanto, parece obvio que no se pueden exigir unos precios elevados por unos terrenos en estas condiciones.

Pero la propuesta de este grupo empresarial asturiano es firme y tiene intención de tomar la decisión definitiva incluso antes de que finalice el presente año. Además de la inversión que supondría la compra de 30.000 metros cuadrados en la ZALIA, el objetivo de la firma es acometer obras por valor de seis millones de euros, creando un centro logístico que daría trabajo a un centenar de personas.

Los accesos

Este tipo de decisiones empresariales se adoptan en momentos muy concretos, no pueden esperar a que mejoren las condiciones de un polígono dentro de unos años, y por eso los responsables de la ZALIA pretenden presentar unos precios atractivos que permitan a las empresas instalarse ya. Y todo ello a pesar de lo precario de los accesos. A principios del pasado verano comenzaron las obras para duplicar el tramo Lloreda-Veriña de los accesos al puerto de El Musel y en ese mismo momento se adjudicaron las obras para construir el nuevo acceso a la ZALIA desde La peñona, aunque como una carretera convencional. Eso sí, los trabajos de construcción todavía no han comenzado, aunque se espera que lo hagan en breve.

Si bien el proyecto total de la zona logística ocupa más de cuatro millones de metros cuadrados (416 hectáreas), la primera fase supera el millón de metros cuadrados (107 hectáreas brutas y 70 netas). De esos 700.000 metros cuadrados, 515.000 son de libre concurrencia y 185.000, para adjudicación directa, concursos y subastas restringidas. La inversión fue de 92,7 millones de euros más el valor del suelo, de los que la urbanización se llevó 77,4 millones, siendo el resto correspondiente a energía, asistencias técnicas y depósito.

Otro asunto clave, que correspondería a la segunda fase de la ZALIA, sería la estación intermodal de mercancías. Según el estudio de demanda realizado, si en 2011 se transportaron por carretera y ferrocarril en Asturias 19,28 millones de toneladas, se prevé que en 2030 se alcancen 27,91 y en 2050, 37,1. Por eso, se ha previsto una estación intermodal que ocuparía una superficie de 17,34 hectáreas y que permitiría la operación de trenes de hasta 750 metros de longitud, con vías de carga y descarga, zona de almacenamiento, viales de circulación de vehículos pesados y zona de estacionamiento. Se prevé que se puedan mover de este modo hasta 59.000 contenedores al año, llegando a 183.113 en 2050. La primera fase de la construcción de la estación intermodal supondría una inversión de 33 millones de euros, mientras que la segunda incrementaría la factura en otros 23.

Más noticias

Fotos

Vídeos