El Grupo firma un preacuerdo para completar la compra de La Torriente por 1.350.000 euros

La asamblea que ratifique o rechace el trato deberá celebrarse antes de cuatro meses, plazo en el que la propiedad mantiene el compromiso

E. C. GIJÓN.

Los representantes del Real Grupo de Cultura Covadonga y de la sociedad Peñalisa, propietaria de la parte de la finca La Torriente que todavía no adquirió la entidad deportiva, firmaron ayer un preacuerdo de compra de la referida parcela por un valor de 1.350.000 euros, que ambas partes calificaron como «precio de mercado» conforme a tasaciones realizadas por expertos. Según indicó ayer el presidente grupista, Antonio Corripio, el club tiene capacidad suficiente para afrontar esa inversión y, además, se presentarán a los socios distintas alternativas de financiación para ratificar o rechazar la oferta antes de cuatro meses, ya que este es el plazo en el que la propiedad se ha comprometido a mantener la reserva.

A tal fin, será convocada una asamblea 'ex profeso', además de las ya previstas para los días 24 de agosto y 2 de septiembre, la última de las cuales fue planteada a modo de moción de confianza de Corripio, ya que su equipo anunció que dimitirá si los socios vuelven a rechazar los presupuestos para este año. Al informar sobre el preacuerdo, el mismo día en que un grupo de disidentes comenzó la recogida de firmas para presentar una moción de censura contra él, Antonio Corripio indicó que la opción de compra de La Torriente no está supeditada a su continuidad, pero lo cierto es que los plazos quedarían demasiado apurados para continuar con el proyecto otro presidente, dado que el desarrollo de un procedimiento electoral en el Grupo dura un mínimo de entre cuarenta y cincuenta días. Y en este caso sería poco menos que imposible iniciarlo antes de mitad de septiembre.

En cualquier caso, Corripio se mostró ilusionado con la posibilidad de culminar lo que calificó como «un acuerdo histórico que se perseguía desde la inauguración del 'Grupo 2000'».

La misma rueda de prensa sirvió ayer para anunciar que «las noticias que llegan del Ayuntamiento de Gijón» son «buenas» sobre la condición de «jardín catalogado» de La Torriente y «todo apunta a que los usos serán completamente compatibles con nuestra actividad deportiva y social».

El Grupo ya adquirió, por la cifra de 850.000 euros, la mitad, aproximadamente, de la citada finca, que era propiedad de una empresa afectada por un concurso de acreedores. Dicha adquisición fue aprobada en su día sin oposición, pero los planes para la misma quedaron interrumpidos por la mencionada catalogación, que según Corripio no afecta a la parcela ahora ofrecida, de 4.726 metros cuadrados.

En su conjunto, La Torriente supone un 15% de la superficie que el Grupo tiene en Las Mestas, con la circunstancia de que la finca que ahora se plantea comprar es la que linda con los terrenos en uso, mientras que la parte ya adquirida lo hace con la calle de Jesús Revuelta y con la senda fluvial que transcurre junto al río Piles.

La directiva grupista prevé, si el preacuerdo de compra es ratificado por la asamblea, «iniciar un proceso participativo de diseño y reordenación de espacios para estos nuevos 10.000 metros cuadrados».

Respecto a la posibilidad de compatibilizar esta operación con una expansión en terrenos del Chas, Corripio considera que el Grupo tiene capacidad económica para ello, si bien afirmó que cuando se perfile la alternativa del Chas, en el sentido de si incluye toda la instalación o sólo una parte, será el momento de echar números y concretar la viabilidad de la inversión.

De momento, defendió la compra del resto de La Torriente como un paso importante para la sociedad que preside.

En otro orden de cosas, el portavoz de los promotores de una moción de censura contra Corripio, Melchor Fernández, recibió ayer de la Comisión Electoral los pliegos para recoger firmas con las que plantear esa moción.

Fotos

Vídeos