El Grupo ratifica, sin oposición, todos los acuerdos anulados por el Supremo

Una de las votaciones, con gran abundancia de apoyos a la ratificación de los acuerdos que fueron anulados. / PURIFICACIÓN CITOULA

Corripio destaca que se ha cerrado «un conflicto judicial que duraba casi doce años» y que pone fin al proceso de absorción del Centro Asturiano

E. C. GIJÓN.

La asamblea general de socios del Real Grupo de Cultura Covadonga decidió ayer pasar página y dejar atrás todo lo relacionado con la absorción del Centro Asturiano de La Habana. Así, aprobó todos los acuerdos que habían sido anulados por el Supremo sin apenas oposición. La escasa asistencia y la ausencia de debate, hasta el punto de que nadie llegó a pedir la palabra, fueron las características más destacadas.

Con 240 votos no es habitual sacar adelante propuestas en una sociedad con cerca de 40.000 socios. Pero ayer ese número de apoyos, ligeramente oscilante, fue suficiente para aprobar los once puntos del orden del día presentados para cumplir la sentencia que obligó a repetir las asambleas posteriores a la firma de la fusión, aquellas en las que los antiguos socios del Centro Asturiano no pudieron participar.

Con pocos votos en contra, entre uno y veintiuno, según los casos, todos y cada uno de los acuerdos pendientes de ratificación fueron aprobados, con lo que se evita el quebranto económico derivado de la anulación judicial de las subidas de cuotas que se vienen aplicando en la entidad.

En todo caso, ni siquiera la creación de la sección de judo pudo ser ratificada por unanimidad, ya que contó con un solitario voto en contra y seis abstenciones. Algo similar ocurrió, por ejemplo, con la designación de los socios censores de cuentas nombrados en las asambleas generales del 16 de abril de 2013 y del 31 de marzo de 2014. Todo apunta a que la cuantitativamente pequeña oposición registrada en esos casos no se refiere exactamente a rechazar la función de esas personas, sino a una expresión de descontento por el hecho de haber tenido que repetir determinados acuerdos o por la negativa de algunos socios a apoyar cualquier propuesta de la junta directiva, sea cual sea y referida al periodo que sea. Está claro, en cualquier caso, que no tiene la misma trascendencia rectificar una subida de cuotas que el nombramiento de unas personas que ya no están en su cargo.

El presidente, satisfecho

Al final de la asamblea, Antonio Corripio, presidente del Grupo, se mostró inequívocamente satisfecho. Y, también, agradecido a los asistentes, porque «gracias a ellos hemos podido cerrar un conflicto judicial que duraba ya casi doce años en la entidad y hemos dado cumplimiento a una sentencia del Tribunal Supremo». «En el Grupo hemos cerrado el tema de la fusión y ahora lo que nos toca es seguir trabajando juntos».

No quiso Antonio Corripio pronunciarse sobre la cita del 2 de septiembre, reunión que definirá el futuro en la entidad de Antonio Corripio, quien decidió supeditar su continuidad en la presidencia a la aprobación del presupuesto que presentará ese día. «Hoy no toca. Tenemos toda la semana para hablar», dijo. Los presupuestos rechazados el pasado abril lo fueron con 401 votos en contra y ayer el máximo de votos a favor de cualquier tema fue 253.

Fotos

Vídeos