La Guardia Civil inspecciona el desguace incendiado para conocer las causas del siniestro

Estado en el que se encontraba ayer Desguaces Riestra. / JOAQUÍN PAÑEDA
Estado en el que se encontraba ayer Desguaces Riestra. / JOAQUÍN PAÑEDA

La Benemérita determinará si existe responsabilidad por el fallo de los hidrantes en la empresa de San Andrés de los Tacones

O. SUÁREZ GIJÓN.

Una vez sofocado por completo el espectacular incendio que el jueves calcinó 3.000 metros cuadrados de restos de vehículos en el Desguace Riestra, en la parroquia de San Andrés de los Tacones, queda ahora por determinar las causas concretas que desencadenaron el siniestro y saber por qué fallaron los hidrantes dentro del recinto de la empresa.

Serán los agentes de la Policía Científica de la Guardia Civil los que realicen a partir de hoy una inspección ocultar en el recinto para elaborar un informe que remitirán al juzgado de guardia por si los responsables de la chatarrería pudiesen haber incurrido en alguna negligencia.

EL SUCESO

Desguace:
el incendio se originó el jueves por la tarde en una chatarrería de vehículos en San Andrés de los Tacones.
Extinción:
más de treinta efectivos trabajaron durante trece horas para controlar el espectacular incendio.
Investigación:
la Guardia Civil iniciará hoy la inspección ocular para determinar las causas del siniestro.

El fuego, según los testimonios de los presentes, se originó tras la explosión de un vehículo que estaba siendo desguazado y que, supuestamente, se encontraba incorrectamente descontaminado de materiales sensibles. El estallido provocó las llamas que se extendieron por la pila de cientos de vehículos triturados y destinados a chatarra.

El hecho de que no funcionasen los sistemas de hidrantes ralentizó notablemente las labores de extinción. Durante más de tres horas desde el inicio de las llamas, los bomberos de los parques de Gijón, Asturias y Arcelor, se vieron obligados a trasladarse varios kilómetros para cargar de agua los camiones a medida que se iban vaciando los depósitos.

Los técnicos de la Empresa Municipal de Aguas (EMA) abrieron de urgencia una conexión en la tubería de agua para abastecer directamente al servicio de extinción en la propia empresa. Fueron necesarios más de treinta efectivos y trece horas de intenso trabajo para dar por controlado uno de los incendios de mayor envergadura de los registrados en el concejo.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos