Ángel Mato: «El archivo de EL COMERCIO es clave para entender la historia de Gijón»

Ángel Mato: «El archivo de EL COMERCIO es clave para entender la historia de Gijón»
Ángel Mato, en un primer plano. Sentadas, Carmen Moriyón y la edil Montserrat López. / JORGE PETEIRO

El catedrático resalta el rol del Instituto Jovellanos en el desarrollo de la ciudad, «a la que ninguna otra iguala en fuentes de consulta»

PABLO SUÁREZ GIJÓN.

No existe estudio sin fuentes, ya sean éstas orales, escritas o de cualquier otra índole. Y ante esta realidad, la villa de Jovellanos se presenta como una de las ciudades que más facilita su propio estudio y el de su historia. «Gijón ofrece la posibilidad de consultar un número mayúsculo de fuentes, en gran parte gracias a los archivos de EL COMERCIO y El Noroeste», destacó ayer Ángel Mato, el catedrático encargado de cerrar la segunda jornada del nuevo curso sobre su historia social puesto en marcha por el centro asociado de la UNED en Asturias.

Mato, autor de una completa bibliografía sobre la historia de Gijón, dibujó en su conferencia un minucioso perfil del panorama político local de las dos primeras décadas del siglo XX, en las que terminó por asentarse como una ciudad cosmopolita y con cierta presencia en el exterior. «A partir de 1910 experimenta un gran cambio, con la modernización de la red de alcantarillas, el asfaltado de algunas calles o la renovación de El Musel como grandes potenciadores», relató Mato.

Sin embargo, pese a ser ésta una época decisiva para el posterior desarrollo de la ciudad, la situación política era cuando menos convulsa, con un desfile continuo de alcaldes y partidos políticos (en 1907 llegó a haber hasta cinco regidores), altos niveles de caciquismo electoral y un gran peso de las zonas rurales que obstaculizaba cualquier tipo de avance.

No será hasta la llegada al poder del Partido Reformista cuando disfrute de cierto equilibrio, lo que a su vez posibilitó una considerable aceleración en materia social e infraestructuras. «Los reformistas eran un partido de centro, que pactaban tanto con la derecha como con la izquierda, y que gobernaban con un carácter filantrópico que se materializó en grandes avances para Gijón», reseñó el ponente, refiriéndose a la creación del Instituto Jovellanos, primer centro educativo moderno a partir del cual se fueron organizando las diferentes instituciones de carácter social propias de una ciudad moderna.«La burguesía gijonesa no actuaba por caridad, sino que buscaba la promoción de las clases bajas», explicó Mato aludiendo al capital privado burgués a través del cual se fueron creando estas instituciones.

Una de las figuras claves de esta época es la de Melquíades Álvarez, reformista que en su día llegaría incluso a presidir el Congreso de los Diputados. «El avance de Gijón no se entiende sin la figura de Melquíades Álvarez, Donato Argüelles u otros burgueses», sentenció el catedrático.

«Infinita escala de grises»

Antes de la intervención de Mato, los alumnos de la UNED también pudieron disfrutar de la ponencia ofrecida por la catedrática de Historia Contemporánea Alicia Alted, que giró en torno a la relevancia de las fuentes orales en el estudio de un contexto histórico concreto. «La Historia nunca son blancos y negros, sino una infinita escala de grises. Son precisamente los testimonios orales los que aportan la frescura necesaria para entenderla», aseguró Alted. Al curso, al que Mato calificó como «una ocasión especial y diferente» para conocer la historia de la villa de Jovellanos, aún le restan doce sesiones a desarrollar en las próximas semanas. El jueves 22, Manuel Álvarez García, profesor de Secundaria, hablará sobre 'La restauración y la dictadura de Primo de Rivera en Gijón'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos