Un hombre de 42 años sufre un infarto en el gimnasio de Talasoponiente

Una ambulancia traslada al hombre que sufrió un infarto al Hospital de Cabueñes.
Una ambulancia traslada al hombre que sufrió un infarto al Hospital de Cabueñes. / JOAQUÍN PAÑEDA

Trataron de reanimarle durante varios minutos antes de que llegara la ambulancia. Ingresó en el Hospital de Cabueñes en estado grave

P. LAMADRID GIJÓN.

Un hombre de 42 años sufrió ayer un infarto cuando se encontraba en las instalaciones de BNFIT-Talaso, el centro lúdico y deportivo ubicado en el dique este de la playa de Poniente. Esta persona, cuya identidad responde a las iniciales B. J. F. G., estaba en la zona de gimnasio cuando comenzó a sentirse indispuesta de manera repentina. Ocurrió alrededor de la una de la tarde. Las personas que se encontraban en el área de fitness acudieron a socorrerle. Según explicó un testigo presencial, estuvieron haciéndole maniobras de reanimación durante unos veinte minutos. Pero el hombre no parecía responder a tales estímulos.

Hasta la sede del equipamiento se desplazó una UVI móvil, que permaneció detenida unos minutos junto a la puerta de BNFIT-Talaso. Durante ese tiempo, los profesionales sanitarios intentaron estabilizar al paciente. A continuación, le trasladaron al Hospital de Cabueñes. Ya habían activado el llamado 'código corazón', un procedimiento que tiene como objetivo mejorar el abordaje de los infartos, para hacerles frente de una forma más eficaz y más segura para los pacientes. El hombre ingresó directamente en la unidad de Hemodinámica para ser atendido de dicha dolencia. Permanece hospitalizado en estado grave. El suceso causó un gran revuelo entre las personas que compartían espacio deportivo con el afectado, pero, debido a las grandes dimensiones del centro lúdico y deportivo, otros muchos usuarios ni siquiera se percataron de lo ocurrido. Hasta las dependencias de BNFIT-Talaso también se acercó una patrulla de la Policía Local. Al comprobar que se trataba de un suceso de naturaleza médica, ocurrido en el interior de las instalaciones, los agentes determinaron que no era necesario abrir expediente alguno.

Fotos

Vídeos