Cada paciente geriátrico atendido en el Hospital de Cruz Roja de Gijón cuesta 4.024 euros

Cada paciente geriátrico atendido en el Hospital de Cruz Roja de Gijón cuesta 4.024 euros

Tras ocho años de recortes, el Sespa mejora la financiación para el Hospital de Cruz Roja

LAURA FONSECA GIJÓN.

Cada paciente geriátrico atendido en el Hospital de Cruz Roja de Gijón cuesta 4.024 euros, el equivalente a 238 euros diarios. Así lo establece el nuevo convenio singular correspondiente a 2018 que el Servicio de Salud del Principado (Sespa) ha aprobado para el centro sanitario concertado de la calle Uría, y en el que la geriatría, con una media de 1.500 pacientes anuales, cobra cada vez mayor peso. Tras ocho años de recortes y de ajustes, el Sespa ha autorizado y firmado un incremento de financiación para la red sanitaria concertada. En el caso de Cruz Roja, ese aumento, cifrado en un 11% (1,8 millones en el cómputo global del convenio), se ha conseguido gracias a la actualización del gasto que supone la atención a pacientes mayores. Hasta ahora, Cruz Roja tenía asignada una tarifa de 3.489 euros por el proceso de cada paciente mayor, un coste algo alejado del gasto real que supone la hospitalización de este tipo de enfermos, la mayoría de ellos agudos y que requieren de unos cuidados más personalizados al tratarse de personas con problemas de movilidad y de difícil manejo.

Según el balance provisional elaborado por el hospital concertado, la asistencia geriátrica es cada vez más compleja al crecer la cifra de pacientes mayores agudos. En el presupuesto anual de Cruz Roja supone ya el 30% de la financiación.

El 75%, de urgencias

De los 1.419 pacientes que fueron atendidos el pasado año en la unidad de geriatría del centro concertado, el 75% venía derivado desde las urgencias de Cabueñes. A esa cifra hay que sumar otros 145 que fueron intervenidos de prótesis de cadera en el marco de programa de ortogeriatría implantado en 2016.

Los enfermos geriátricos derivados a Cruz Roja suelen permanecer hospitalizados una media de dos semanas (16 días). Según señaló el gerente del hospital concertado, Pedro Herce, el futuro de Cruz Roja, una vez concluida la ampliación de Cabueñes, pasa por la atención geriátrica, en particular de los enfermos agudos. Durante el proceso de las obras de reforma de Cabueñes, Cruz Roja dará soporte al hospital público, pero una vez finalizado, la idea es centrarse en la geriatría, servicio del que ostenta la referencia en Gijón.

Para el año en curso, el hospital concertado dispondrá de 17,1 millones de euros, lo que supone 1,8 millones más con respecto al convenio singular de 2017, que se firmó por 15,3 millones. El Servicio de Salud del Principado ha aceptado la histórica aspiración de Cruz Roja de actualizar el gasto que recibía por cada paciente geriátrico atendido, que estaba subfinanciado.

Guardias médicas

El incremento de la financiación por parte del Sespa supone un balón de oxígeno para el hospital concertado, que en 2012 se vio obligado a activar un plan de viabilidad para ajustar sus gastos anuales. Según detalló el gerente de Cruz Roja, parte del aumento de financiación que recibirá en 2018 se destinará a la compra de dos mamógrafos digitales (400.000 euros) destinados a mejorar el plan de detección precoz de cáncer de mama. Se trata, detalló Herce, de equipos que «emiten mucha menos radiación» durante la realización de mamografías de cribado y que, disponen, además, de la posibilidad de realizar tomosíntesis en 3D, un estudio más especializado que afina el diagnóstico.

Asimismo, a lo largo de este año y, posiblemente, con retroactividad al 1 de enero, se equipará el precio de las guardias médicas. Hasta ahora, Cruz Roja abonaba cada hora de guardia a 15,18 euros, una cifra bastante por debajo de los 21,81 euros que paga el Sespa a sus médicos. El hospital de la calle Uría reservará una partida de 52.000 para homologar las guardias de sus facultativos. Las mejoras incluirán, también, la contratación de cuatro auxiliares de enfermería (125.000 euros), que pasarán a reforzar la plantilla que se vio mermada en los últimos años debido al plan de ajuste, sobre todo, en el turno nocturno.

En el apartado de inversiones, Cruz Roja concluirá el proceso de actualización de los sistemas de información (25.000 euros) y renovará parte del mobiliario.

Además de los 1.419 pacientes geriátricos atendidos en 2017, junto a los 145 del programa de prótesis de cadera, el balance provisional señala que el centro concertado practicó 6.662 operaciones. Son 755 menos que las realizadas el año anterior. Buena parte de este descenso viene motivado por una menor derivación por parte de oftalmología de Cabueñes, que entre enero y diciembre de 2017 envió mil pacientes menos.

En cuanto a la unidad de hemodiálisis, Cruz Roja ha optado por mantener, de momento, el turno de noche, «al no encontrar hueco en el turno de mañana y de tarde», indicó Herce. Todos los que acuden en el tramo nocturno a dializarse «han pedido continuar en ese horario».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos