Las derivaciones del Sespa convierten a Jove en el hospital con mayor demora de Asturias

Nuevo edificio de consultas externas del Hospital de Jove.
Nuevo edificio de consultas externas del Hospital de Jove. / CITOULA

El centro acumula una espera media de 77,4 días, aunque logró rebajar más de un 50% los retrasos en consultas y pruebas especializadas

L. FONSECA / CH. TUYA GIJÓN.

Un vecino de Navia espera, de media, 56,7 días para ser sometido una intervención quirúrgica. Son los pacientes adscritos al Hospital de Jarrio los que menos tardan en ser intervenidos. Todo lo contrario que los vecinos de la zona oeste de Gijón. El Hospital de Jove acumula la mayor demora media de Asturias: 77,4 días. Supera a la de centros tan colapsados como el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), que tiene una espera media de 72,8 días para pasar por el quirófano y suma diez días a la registrada en Cabueñes, que acumula 67,1 días. Pese haber reducido a más de la mitad la espera para consultas y pruebas especializadas, ha acumulado nueve días en un año a su demora quirúrgica. «Es debido a las derivaciones».

Así lo explica la gerente de la Fundación Hospital de Jove. Laura García recuerda que «somos el único hospital de la región que tiene actividad propia y derivada». El convenio firmado con el Servicio de Salud del Principado (Sespa) fija que el centro gijonés es «el hospital de referencia del distrito 1 del área sanitaria V. Para esa zona somos un hospital más, pero es que, además, tenemos la actividad complementaria». Es decir, las derivaciones de las actividades médicas, tanto consultas como pruebas especializadas y, también, intervenciones quirúrgicas, «que no pueden absorber otros hospitales».

Cabueñes y HUCA son los principales 'suministradores' de pacientes. «De ellos recibimos la mayoría de derivaciones, aunque, en realidad, nos llegan pacientes de casi todas las áreas sanitarias de la región», aclara García.

Unas derivaciones que llegan con su propia demora. «Cuando un paciente es enviado a Jove procedente de otro hospital no empieza de cero. Su historial hereda la demora del otro centro, de ahí que nuestra media sea mayor».

Señala, además, que tras la contratación, en 2016, de un experto en Urología, «las derivaciones han aumentado. Solo el año pasado y solo desde el HUCA nos llegaron 140. Es una cifra muy importante». Apunta, también, otro obstáculo para agilizar las citas. «Durante el año pasado, en Cirugía Plástica tuvimos una persona de baja». De ahí que la demora media más alta, por especialidades, corresponda a ese campo, con 85,3 días para pasar por el quirófano. «Desde noviembre ya hay un tercer profesional trabajando, lo que nos permitirá mejorar los plazos».

De hecho, asegura que el esfuerzo realizado «por la plantilla el año pasado fue extraordinario. Redujimos la espera para consultas y, pese a recibir más trabajo, también bajamos las esperas en consultas y pruebas especializadas». Unas palabras que corroboran los números. Según las estadísticas del Sespa, en diciembre de 2016 la Fundación Hospital de Jove acumulaba 2.680 pruebas por haber y 2.469 consultas pendientes. Un año después, las pruebas a la espera se quedaron en 918, mientras que las consultas sin cita aún son 1.505.

Mamografías citadas

«Siempre se pueden mejorar las cosas, pero estamos satisfechos con el trabajo que hemos hecho en varios servicios, como en endoscopia». En ese sentido, el Hospital de Jove acumula 918 pruebas pendientes, frente a las 5.235 que el Sespa imputa a Cabueñes o las 9.973 que tiene aún por realizar el HUCA. En técnicas como mamografía, la estadística oficial refleja que en diciembre no tenía ninguna paciente pendiente de citar.

De los 1.411 que aguardan para pasar por los quirófanos del centro gijonés, ninguno supera los seis meses de espera. Según la estadística oficial, 886 no han llegado a los tres meses de retraso. La mayoría lo hace para pasar por las manos de los equipos de oftalmología (319) y de cirugía general y digestiva (301). La espera más reducida la tiene ginecología, con 54 pacientes a la espera de una intervención. Solo tres supera los tres meses de retraso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos