Los hosteleros de Gijón rechazan la campaña de la EMA para servir agua de grifo

La jarra y el vaso de la campaña 'Agua de Xixón', mostradas en la presentación. / JOAQUÍN PAÑEDA
La jarra y el vaso de la campaña 'Agua de Xixón', mostradas en la presentación. / JOAQUÍN PAÑEDA

La patronal Otea da libertad a los negocios para sumarse a la campaña aunque advierte de una posible «repercusión negativa» en las ventas

ÓSCAR PANDIELLO GIJÓN.

La hostelería gijonesa no ha acogido con los brazos abiertos la propuesta de la Empresa Municipal de Aguas (EMA) para repartir agua de grifo entre sus clientes. Pese a considerarla una campaña «interesante», la patronal Otea considera que ofrecer agua de manera gratuita a los comensales podría «repercutir negativamente en las ventas». Así lo afirma Javier Martínez, vicepresidente de la organización hostelera y socio del Grupo Gavia. «Si invitas a que pidan vasos de agua, aunque sea producto de aquí, lo más seguro es que no vendas la botella de vidrio. No todo el mundo puede estar de acuerdo y por eso no nos adscribimos», sintetiza Martínez.

Los restaurantes y sidrerías, por tanto, se adherirán a la campaña 'Agua de Xixón' en función de sus intereses. El modelo de ofrecer como cortesía agua a los clientes, según explica la EMA, funciona positivamente en otras ciudades de España y del extranjero. En Noruega, República Checa o Francia es una práctica habitual. «Cada país es libre de hacer lo que quiera. La hostelería española es un referente mundial y si el cliente quiere ir a un restaurante porque ofrece jarras de agua de la ciudad de manera gratuita es libre de hacerlo. Ahí está la oferta y la demanda», asevera. En sus establecimientos, explica, no ofrecerá la jarra de cortesía «pero el que me la pida puntualmente claro que se la daría sin más soporte».

Entre los restaurantes y sidrerías de la ciudad, la opinión no difiere mucho respecto a la de la patronal. «Como vecina me parece una idea fantástica. Es bueno para el medio ambiente y ayuda a reducir envases», explica Alina Zainea, del restaurante parrilla La Xuanina. Desde su posición de hostelera, sin embargo, la situación es distinta. «Aunque sea buena propuesta y el distintivo que pones en la puerta ayude a traer clientes, no vamos a meternos en ella porque nos quitaría ventas», sintetiza. Las bebidas, según añade la gerente, «apenas nos dan beneficio. Así que si la gente viene sabiendo que la tiene gratis para comer, imagínate».

«Yo no la bebo»

Para promocionar la campaña 'Agua de Xixón', la EMA remitirá durante los próximos días una carta a los hosteleros de la ciudad animándoles a adherirse. «No puedo opinar mucho sobre el tema, porque el agua del grifo no la bebo. Así que como puedes imaginar, yo no la serviré», explica Cecilio Pérez, de la sidrería El Candasu. A su juicio, el agua de grifo de la ciudad es diferente a la de «Villaviciosa o Candás», aunque no sabría establecer una jerarquía.

En la misma línea se pronuncia Enol Muñiz, maitre del restaurante Las Delicias. «Esta campaña no va con nosotros», sintetiza. En su local, explica, suele dar agua de grifo «a los niños que entran para pedirla», pero nunca a los clientes que acuden a comer o a cenar. «Aunque es bastante buena, no es como la mineral. En casa también bebo agua embotellada, así que como maitre y como comensal, no lo veo del todo claro», concluye.

Más noticias

Temas

Gijón

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos