La hotelería gijonesa, motor turístico regional en junio con 7.000 reservas más que Oviedo

Javier Vera y Paola Braojos, turistas de Madrid, consultan un mapa de la ciudad. / DANIEL MORA

La ciudad cerró el mejor sexto mes de la historia con subidas de hasta el 9% y 2,9 millones de ingresos frente a caídas del 18% en la capital

CHELO TUYA GIJÓN.

La hotelería gijonesa se convirtió en junio en el motor turístico regional. Lo hizo con crecimientos de hasta el 9% en clientes y con más de 7.000 reservas sobre las ventas realizadas por Oviedo, pese a que la capital de la región tiene mayor plaza hotelera. De hecho, a diferencia de lo ocurrido en 2016, el mes pasado fue Gijón el destino con más turistas y pernoctaciones de la región. En los hoteles de la ciudad se alojaron 38.153 personas y se realizaron 79.064 reservas. En los de Oviedo, la clientela se quedó en 35.294 personas con un total de 73.751 pernoctaciones. Salvo en los meses de julio y agosto, no es habitual que la hotelería de Oviedo tenga registros inferiores a los de la villa de Jovellanos.

Esos son los datos más llamativos del informe del Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre la ocupación hotelera en el mes de junio. En la antesala de la temporada alta, la hotelería gijonesa ganó 2.859 clientes (un 9% más) y vendió 5.312 pernoctaciones más que en 2016. Lo que convirtió al de 2017 «en el mejor junio de la serie histórica». Así lo aseguró ayer Divertia, la entidad mixta encargada de gestionar el ocio y la cultura gijonesa. Un récord el de la hotelería de la villa de Jovellanos que ha permitido a la región sumar un 3,6% de pernoctaciones, hasta llegar a las 323.566 vendidas en el Principado el mes pasado. No logró, sin embargo, salvar el tirón gijonés el volumen total de turistas. Mientras que por la ciudad pasaron un 9% más, el conjunto de la región experimentó una caída del 0,8%, para quedar en los 162.416 visitantes.

Todo porque los ligeros crecimientos de los otros puntos turísticos asturianos que analiza el INE no compensan el desplome de la hotelería ovetense, con un 18% menos de turistas alojados. Con la excepción hecha de Villaviciosa, que no tiene datos para la comparativa con 2016, dice el INE que Llanes ganó 303 clientes hasta llegar a los 12.405 y que Cangas de Onís sumó 831 y cerró un junio con 13.343 usuarios de hotel. Unas cifras que no compensan los 8.425 clientes perdidos por Oviedo.

Lo mismo sucedió con las pernoctaciones. Las 323.566 noches vendidas por la hotelería asturiana se sustentan, en gran medida, en el crecimiento del 7,7% de la gijonesa, que ganó 9.313 reservas. Porque Oviedo perdió más de 4.500, con un bajón del 7%, que a duras penas compensaron los crecimientos de 831 pernoctaciones vendidas por Cangas de Onís y las 238 de Llanes.

El tirón turístico de Gijón ha permitido a los empresarios mejorar su rentabilidad. Si ya los asturianos eran, según el último informe de Exceltur, los más optimistas del país en cuanto a los resultados que tendría para sus cuentas el verano 2017, en las cajas registradoras de los hoteles gijoneses se notó ya en junio.

Según las cuentas de Divertia, el precio medio en la ciudad (ADR) llegó a 63,4 euros, lo que supone un crecimiento de casi el 11% en solo un año. Está ese precio medio muy por encima del marcado, de media, en el conjunto de la región. Según el Instituto Nacional de Estadística, el precio medio de Asturias se quedó en 55,2 euros. Una cifra que, aunque supone un crecimiento del 4,8% en un año, se traduce en que el precio medio asturiano fue el más bajo del país, tras el cobrado en Aragón, que no llegó a los 52 euros.

La subida de precios ha tenido respuesta positiva en los usuarios, ya que la hotelería contabilizó 2,9 millones de euros, con un ingreso por habitación disponible (RevPar) en Gijón de 38,4 euros. Muy por encima del ingreso medio que el INE marca para Asturias: solo 25,2 euros por plaza disponible. Aunque esa ganancia es un 8,5% superior a la de hace un año, de nuevo está en los últimos lugares del ranking nacional. Solo las hotelería de Aragón, Castilla-La Mancha y Extremadura tuvieron ingresos inferiores a los asturianos.

Una mayor rentabilidad gijonesa que también llega de la mano de una mejor tasa de ocupación. El exceso de oferta lamentado por los empresarios hizo a que, pese al aumento de visitas, la tasa de ocupación se quedara en el 54%. Un porcentaje mucho mejor, no obstante, que el del conjunto de la región: la ocupación no llegó al 39%, con picos del 47% en el verano. Muy lejos ambos de la media nacional, que oscilaron entre el 66 y el 71%.

707.303 en seis meses

Con todo, el Gobierno regional hace una lectura positiva del primer semestre, ya que por los hoteles asturianos pasaron 707.303 turistas que realizaron 1.321.011 pernoctaciones. En conjunto, la hotelería asturiana creció un 4,9 y un 6,3%, respectivamente, algo que para la Consejería de Industria, Empleo y Turismo tiene como protagonista al viajero extranjero. «Vinieron un 6,3% más y realizaron un 7,2% más de reservas», aseguró el departamento que dirige Isaac Pola.

No fue, precisamente, el turista extranjero el fuerte de la hotelería gijonesa en junio, ya que restó casi 900 clientes de otros países. No obstante, Divertia pone el acento en el semestre «histórico», con 187.394 turistas y 342.535 reservas vendidas. «Se han facturado 12,3 millones».

Fotos

Vídeos