La iglesia de Santa Olaya luce ya su fachada de ladrillo, campanario y cruz

Aspecto de los avances en la nueva iglesia de Santa Olaya, con la cruz que corona la fachada. / A. FLÓREZ
Aspecto de los avances en la nueva iglesia de Santa Olaya, con la cruz que corona la fachada. / A. FLÓREZ

La obra está ejecutada en un 65% y se centra ahora en las instalaciones y revestimientos interiores del complejo parroquial

M. MORO GIJÓN.

La nueva iglesia de Santa Olaya ya luce en el barrio de El Natahoyo, aunque todavía quedan unos meses para que acoja a sus feligreses. La constructora gijonesa Torre y Cueto ya ha retirado la grúa del solar situado entre la calle de Luis Braille y el Camino del Lucero, una vez culminada en su totalidad la construcción de la fachada de ladrillo blanco del templo. El campanario del edificio está coronado por una cruz de acero anclada a la estructura. Mide trece metros de alto y mira hacia el mar.

El joven arquitecto José María Cabezudo, al frente de la dirección facultativa de la obras, cifra en un 65% el nivel de ejecución del proyecto constructivo del nuevo complejo parroquial. Una ver terminada la envolvente exterior, los trabajos se centran ahora en la parte de instalaciones y revestimientos interiores. Este técnico también se está encargando del proyecto para transformar la capilla de San Esteban del Mar en un centro cultural.

En el interior se buscará la claridad y la luz con vidrieras orientadas al oeste. El complejo parroquial consta de dos naves, y una vez finalizado, ocupará casi 900 metros cuadrados. Una de las naves será el edifico propiamente dicho para el culto religioso y la otra será el contenedor del edificio parroquial con despachos, salas polivalentes y capilla de diario.

Mobiliario e imagen

En paralelo a las obras se está fabricando todo el mobiliario del templo (bancos y sillas y mesas para los despachos parroquiales) y se ha estado en contacto con artistas con vistas a encargar una imagen de Santa Olaya. Por el momento todos los ofertantes se salen del presupuesto.

La diócesis asturiana mantiene la previsión de Semana Santa para abrir las puertas de esta nueva iglesia gijonesa y cumplir un viejo sueño de los feligreses de la zona oeste. El nuevo templo albergará el Cáritas parroquial, que atiene actualmente a 50 familias y da apoyo escolar a unos 30 menores. El párroco Fernando Díaz también prevé dar en él catequesis y celebrar bodas, bautizos, comuniones y funerales.

La parroquia de Santa Olaya nació hace 25 años en las dependencias parroquiales de San Esteban del Mar. Extiende sus límites entre la calle Zaragoza y Cuatro Caminos en un sentido, y Juan Carlos I y la Casa del Mar en el otro. Abarca a 4.300 familias y unos 10.000 habitantes.

A falta de templo, viene celebrando sus tareas parroquiales en un bajo de la calle Ceriñola. Para las grandes celebraciones recurren a San Esteban del Mar, en El Natahoyo, y para conmemorar a su patrona, Santa Eulalia de Mérida (el 9 de diciembre), el gimnasio del colegio público Santa Olaya.

La iglesia del Buen Pastor, frente a los Pericones, que abrió sus puertas en 2010, era hasta ahora el templo más reciente que se había construido en la ciudad. Tres años antes, en 2007, Viesques inauguró la iglesia del beato Juan XXIII (actualmente San Juan XXIII).

Temas

Gijón

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos