Illán prorroga un contrato de ayuda a domicilio en contra de la Intervención

La concejala Eva Illán. / J. PETEIRO
La concejala Eva Illán. / J. PETEIRO

Foro justifica la decisión en la necesidad de impedir la interrupción del servicio, mientras la oposición habla de «irresponsabilidad»

I. VILLAR GIJÓN.

El contrato complementario para la prestación del servicio de ayuda a domicilio será prorrogado. Así lo aprobó ayer la junta rectora de la Fundación Municipal de Servicios Sociales en una tensa reunión en la que fue necesario realizar dos votaciones. Lo hizo además en contra del criterio manifestado por la Intervención municipal, que hace días advirtió en un informe de que «no cabe la posibilidad legal» de darle continuidad. Foro se quedó solo en la defensa de esta prórroga, que únicamente salió adelante por el voto de calidad de la presidenta de la fundación, Eva Illán. En la primera votación los dos representantes de Foro se mostraron a favor, mientras los dos del PSOE y el de Ciudadanos lo hicieron en contra. Con este rechazo sobre la mesa se hizo un receso, tras el cual el asunto volvió a someterse a votación. C's cambió su voto por una abstención -la misma postura que mantuvieron el resto de grupos-, por lo que se dio un empate dos a dos que fue resuelto por el mayor valor del voto de la presidenta.

El servicio de ayuda a domicilio se rige por tres contratos. Dos de ellos, cada uno correspondiente a una de las dos zonas en las que se divide la ciudad, fueron adjudicados en octubre de 2015 a las empresas Eulen y Azvase con una duración de dos años. En septiembre, en base a lo contemplado en sus cláusulas, Servicios Sociales acordó la prórroga de ambos contratos hasta el 31 de octubre de 2018, a la espera de decidir si se remunicipaliza o no el servicio.

Ante el incremento de la demanda, que no podía ser cubierta con las horas de atención recogidas en la licitación de 2015, a principios de este año fue necesario tramitar por un procedimiento de urgencia un contrato complementario, adjudicado en mayo a Azvase y cuya vigencia expiraba ayer. En septiembre, al mismo tiempo que se planteó la prórroga de los dos contratos generales, Servicios Sociales pidió licitar un nuevo contrato complementario, ante la imposibilidad de prorrogar el anterior. Un error en el cálculo de las horas que era necesario cubrir con él obligó a tratar el asunto en dos reuniones diferentes de la junta rectora, con el consiguiente retraso. Finalmente, tras el visto bueno se abrió el oportuno concurso, que aún está pendiente de resolución. El plazo de presentación de ofertas se cerró el 11 de octubre y el día 17 se acordó la admisión de la única recibida, de Azvase. Pero la adjudicación aún no se ha aprobado.

Situación límite

Para evitar que la parte del servicio cubierta con este contrato quedara interrumpida desde hoy, lo que afectaría a 75 trabajadoras y decenas de usuarios, se planteó la prórroga del contrato durante un máximo de dos meses o hasta que se pueda firmar el que está en licitación. Elevada la consulta a los servicios municipales, la interventora emitió un informe en el que manifestaba su «discrepancia» con esa decisión y alertaba de que no cabía la posibilidad «legal» de prórroga por el modo en que fue tramitado inicialmente. La Alcaldía, no obstante, acordó «levantar» ese «reparo» de la Intervención atendiendo a la petición de Servicios Sociales, que alertaba de que la interrupción «ocasionaría graves perjuicios a sus usuarios».

El concejal socialista Monchu García habló de «irresponsabilidad» del gobierno y criticó que llevara este asunto a «una situación límite». Aurelio Martín, de IU, advirtió, en referencia a la adopción del acuerdo en contra del criterio técnico legal, de que «estas cosas las carga el diablo». C's argumentó que su cambio de voto se hizo «pensando exclusivamente en los usuarios. Pero que Foro no se confíe. No pueden ponernos siempre entre la espada y la pared y la próxima vez lo que ocurra ser á su responsabilidad exclusiva».

Fotos

Vídeos