«Imad está absolutamente incapacitado para vivir en sociedad»

Imad A., de 21 años, llegó a la sala esposado. / PALOMA UCHA

El fiscal eleva la petición de la condena de dos a tres años de cárcel para uno de los imputados en el caso Germán por otra agresión en Fomento

Olaya Suárez
OLAYA SUÁREZGijón

«Imad está absolutamente incapacitado para vivir en sociedad, un hecho que se extiende a los amigos que han declarado en este acto de la vista oral». El fiscal que ejerció la acusación pública en el juicio por la agresión a un joven en Fomento en mayo de 2017 -celebrado en el Penal número 1- elevó la petición de condena de los dos años a los tres años de cárcel para el acusado, que se encuentra en prisión preventiva por el brutal ataque a Germán Fernández, cometida en el mismo lugar de la que hoy se juzgó, con una diferencia de apenas dos meses. A la solicitud de prisión se suma la expulsión del país entre los 8 y los 12 años.

Imad A., de 21 años, llegó a la sala esposado, custodiado por los agentes de la Policía Nacional y durante la hora que se prolongó el juicio permaneció sonriente y guiñando el ojo a sus amigos, que ya fueron condenados en el juzgado de Menores por el mismo episodio violento. Abandonó el juicio chocando las palmas con sus presuntos compinches y diciéndoles: «Venga, chavales».

Durante su declaración ante el juez Lino Rubio Mayo aseguró que no había llegado a pegar a la víctima. «Sé que tuvieron movida, pero me enteré al día siguiente, me fui con otro amigo antes de que le pegasen», aseguró, para a renglón seguido manifestar: «Había consumido cocaína, MDMA y alcohol, pero recuerdo muy bien lo que pasó». «Esa noche no pegué a nadie», consta en las diligencias como testificado en la Comisaría de la Policía, tal y como recordó el representante del ministerio fiscal.

Su relato de lo ocurrido aquella madrugada del 21 de mayo difiere radicalmente a la aportada por la víctima y por su novia. «Me había amenazado uno de sus amigos días antes y cuando estaba en Fomento, uno de ellos me cogió y me llevó a donde estaba el grupo, empezaron a pegarme, eran como diez o doce y recibí muchos golpes, estaba aturdido y no sabía ni por dónde me venían», declaró. Sufrió varias lesiones, entre ellas fractura de mandíbula. Permaneció ingresado en el Hospital de Cabueñes durante cuatro días.

El abogado de la defensa, Javier Díaz Dapena, solicitó la libre absolución para su cliente. El letrado de la acusación particular, Antonio Cifuentes, mantuvo los tres años de prisión. El caso quedó visto para sentencia.

Imad A. tiene pendiente el juicio por la agresión de Germán y otro por el ataque a un policía fuera de servicio en el que también se juzgará a Illán M. N, arrestado recientemente por su presunta implicación en la agresión a seguidores del Ceares en Cimavilla, a manos, supuestamente, de un grupo de Ultra Boys.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos