El Ayuntamiento asegura que no hay riesgo para las personas y que la contaminación no ha aumentado

Las llamas procedentes de los vehículos apilados fueron visibles desde toda la ciudad. / LETICIA ÁLVAREZ

En el operativo de extinción del fuego trabajan 40 efectivos de los Bomberos de Gijón, del SEPA y de la empresa ArcelorMittal

EFE

El Servicio de Prevención y Extinción de Incendios de Gijón prevé controlar en las próximas horas el incendio generado en las instalaciones de la empresa de reciclaje Riestra en las próximas horas, aunque «la extinción total puede alargarse en el tiempo», según informa el Ayuntamiento.

El Consistorio ha trasladado «un mensaje de tranquilidad a la población de Gijón», ya que el riesgo fuera del perímetro de la empresa, ubicada en la parroquia de San Andrés de los Tacones, es «inexistente».

El fuego, en el que no ha habido daños personales y que se originó sobre las 17:00 horas en las instalaciones de la empresa Riestra, dedicada al desguace de materiales industriales y vehículos, ha generado una intensa humareda visible desde varios puntos de la ciudad de Gijón.

Más información

El incendio se produjo cuando se compactaba un vehículo y se produjo una explosión que impactó en una pila de chatarra.

En el operativo de extinción trabajan 40 efectivos de los Bomberos de Gijón, del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA) y de la empresa ArcelorMittal, cuyas instalaciones se encuentran cerca del lugar del siniestro.

La dimensión del incendio ha llevado al consejero de Presidencia del Principado, Guillermo Martínez, a activar a las 18:30 horas el Plan Territorial de Protección Civil del Principado de Asturias (PLATERPA) en fase de alerta.

El Ayuntamiento de Gijón ha reconocido que la «coordinación» de los servicios de extinción con la Empresa Municipal de Aguas (EMA) ha sido «determinante» ante «la falta de puntos de suministro de agua».

El Servicio de Red de la EMA se coordinó con el jefe de Bomberos para facilitar nuevos puntos de toma de agua.

Así, se realizaron cuatro «picajes» en una tubería de fundición de 150 milímetros de diámetro que alimentan a los camiones de bomberos.

El agua llega desde el depósito de La Perdiz, con 28.000 metros cúbicos, «una cantidad que garantiza el suministro para atender a esta contingencia sin merma para el servicio ordinario de la ciudad».

Desde el Ayuntamiento se insiste en que «el incendio aún tiene intensidad pero su propagación es altamente improbable».

Asimismo, apunta que el Área de Medio Ambiente ha constatado que los valores medidos en las estaciones medioambientales «no se han visto especialmente afectados por el suceso».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos