Ingeniería punta en la cresta de la ola

Pablo Campos-Ansó y Miguel Ménguez Hernández controlan la máquina de corte por control numérico. /  JORGE PETEIRO
Pablo Campos-Ansó y Miguel Ménguez Hernández controlan la máquina de corte por control numérico. / JORGE PETEIRO

La factoría gijonesa de tablas de surf AsturBoards aspira a producir 2.000 tablas al año con tecnología aeronáutica«Queremos tecnificar un sector muy artesanal siendo respetuosos con el medio ambiente, que es donde surfeamos»

EUGENIA GARCÍA GIJÓN.

Máquinas de corte por control numérico, sistemas de filtrado y extracción que renuevan el aire más de 35 veces a la hora... Por sus equipaciones podría tratarse de una fábrica del sector automovilístico, pero en AsturBoards no construyen coches sino tablas de surf.

Esta compañía con raíces gijonesas y aspiraciones internacionales nació el año pasado y comenzó su andadura el pasado marzo. Sus responsables son dos jóvenes ingenieros que buscan combinar «un mundo muy artesanal que hereda los procesos de producción de tablas de hace cuarenta años» con la tecnología de las industrias más punteras y el cuidado al medio ambiente para revolucionar el mercado de las tablas de surf. Eso sí, sin perder de vista la esencia: la sensación que produce cabalgar una ola, y que ambos conocen bien.

Como Responsable de Innovación y Desarrollo del grupo G. Junquera, además de surfista desde los doce años, el ingeniero naval Pablo Campos-Ansó decidió montar una fábrica de tablas de surf para diversificar el negocio. Para ello pensó en Miguel Ménguez, un ingeniero industrial de 29 años con experiencia en la manufactura artesanal de tablas que no se lo pensó dos veces. Al equipo se ha sumado el reconocido 'shaper' Sergio González, quien con más de veinte años de experiencia haciendo tablas, viene de liderar la producción de la mayor fábrica de tablas de Europa. Los surfistas profesionales Lucía Martiño y Mateo Vázquez serán los encargados de probar los productos.

Hace unos meses, Pablo y Miguel se lanzaron a la aventura y comenzaron a diseñar un taller que integrase todos los avances tecnológicos que conocían. Entre ellos destaca el Análisis Computacional de Fluidos, un método usado en ingeniería aeronáutica y naval que analiza el comportamiento hidrodinámico de la tabla.

«Vamos a intentar cuantificar y mejorar los diseños. Se analizarán las consecuencias de los diferentes parámetros de la tabla en su comportamiento al surfear», explica Pablo. Desde que comenzaron con el proyecto, ambos tenían clara la importancia de comprometerse con el medio ambiente y la salud de los trabajadores.

Sello 'Ecoboards'

«Intentamos contaminar lo menos posible», aclaran. Por eso, en el diseño de las instalaciones -donde realizarán visitas guiadas para colegios- incluyeron una serie de mecanismos destinados a proteger la calidad del aire frente a las partículas perjudiciales que inevitablemente genera el proceso. Sus tablas tienen el sello de calidad Ecoboard Project, que garantiza que un 25% del material utilizado para su fabricación es reciclado. «Al final estás surfeando en el mar, en un entorno natural, y sería paradójico no conservarlo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos