«Es injusto que los niños no puedan ir al curso bilingüe por motivos de azar»

Asistentes a la manifestación por la educación bilingüe, frente al IES Fernández Vallín.
Asistentes a la manifestación por la educación bilingüe, frente al IES Fernández Vallín. / PALOMA UCHA

Padres y alumnos del IES Fernández Vallín critican que «trece chavales no puedan recibir clases en inglés por haber tenido mala suerte en un sorteo»

LORETO BARBÓN GIJÓN.

Tráfico cortado, sonido de silbatos y pancartas. Estas son las medidas han adoptado un grupo de padres cuyos hijos estudian en el IES Fernández Vallín y que se manifestaron ayer, a las puertas del centro, para protestar porque «trece chavales se han quedado fuera del curso bilingüe por el mero hecho de haber tenido mala suerte en un sorteo», dijo Beatriz Otero, una de las madres afectadas.

La problemática surgió este verano cuando los padres solicitaron plazas para el curso bilingüe que se oferta en el Fernández Vallín. «Hubo sesenta y tres solicitudes para iniciar los estudios en inglés-español y la dirección del centro educativo dijo que no habría ningún problema en cubrir estas plazas, pero reculó casi inmediatamente», explicó Otero, quien también recordó que «al final nos dijeron que solo harían cincuenta matrículas por sorteo».

Los padres lamentan que los estudios de sus hijos, «que han cursado Primaria en bilingüe», hayan cambiado de rumbo por cuestiones de suerte. «Es injusto que los niños no puedan iniciar Secundaria en inglés-español por cuestiones de azar, pues todos tenían la ilusión de poder continuar como hasta ahora y trece de ellos, por no tener buena suerte, han tenido que empezar las clases con todos sus libros en español», cuenta Beatriz Otero, quien también cuestiona la razón a la que ha aferrado la dirección del instituto para justificar la cobertura de únicamente cincuenta plazas bilingües. «Dicen que no hay profesores suficientes para garantizar la enseñanza de los sesenta y tres niños que han solicitado entrar en el curso inglés-español y por eso han creído que la mejor manera de solucionar este problema es el sorteo», abundó Otero, en representación del resto de familias afectadas, quienes calificaron la medida de «injusta» y reclamaron que «todos los niños tengan las mismas oportunidades puesto que sus padres pagamos nuestros impuestos de manera equitativa», añaden.

Tras la protesta, la sensación entre quienes se concentraron a las puertas del IES Fernández Vallín continuó siendo la misma. «No nos ofrecen ningún tipo de solución y lo que sentimos es impotencia... además de indignación, porque creemos que nos están engañando». Los padres de los alumnos afectado confesaron que lo que más les perturba es «la falta de información. Desde el Fernández Vallín dicen que si no pueden hacer frente a las sesenta y tres demandas es por falta de personal, pero lo más extraño es que no pensaban así antes, sino que cambiaron lo opinión de un día para otro y no aportan ninguna solución».

En este sentido, el consejero de Educación, Genaro Alonso, propuso ayer la posibilidad de desglosar uno de los grupos de alumnos para poder incorporar las trece solicitudes que se quedaron fuera por el sorteo de plazas.

Hoy, protesta en el Calderón

Las razones aportadas por la dirección del IES Fernández Vallín para justificar la limitación de plazas se basan en la necesidad de contratar nuevos profesores, algo con lo que discrepan los actuales docentes del centro. «Eso de que solo se pueden garantizar cincuenta plazas no es achacable a la falta de espacio ni tampoco a necesidades de personal en este instituto. Es muy triste que el esfuerzo que los niños han demostrado en Primaria se trunque de esta manera», lamentan los profesores.

A diferencia de lo que opinan los docentes del Fernández Vallín, la falta de personal en el IES Calderón de la Barca ha llevado a los trabajadores del centro a manifestarse esta mañana, a las 11.25, para expresar su desaliento por la necesidad de catorce docentes.

Fotos

Vídeos