El Instituto Carlos III fijará el sitio más adecuado para colocar las estaciones de calidad del aire

Estación medidora de la avenida de la Argentina. / CITOULA
Estación medidora de la avenida de la Argentina. / CITOULA

Lastra pretende poner fin a la «discusión indeseable sobre la arbitrariedad» de la localización de estos equipamientos

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

La controversia de los datos que registran las estaciones medidoras de la calidad del aire en Gijón es una constante entre la ciudadanía, sobre todo en lo que se refiere a las zonas sur y oeste de la ciudad. En el ojo de la discusión están las estaciones de la avenida de la Argentina y de Santa Bárbara, cuyos valores no reflejarían, según vecinos y ecologistas, la situación real de la contaminación. Y aducen para esa crítica su ubicación, que no consideran la más adecuada. Es más, en momentos han llegado a acusar a la Administración regional de haber elegido su actual emplazamiento para que reflejen unos datos inferiores a los que consideran son reales. Esta misma discusión se observa también en otros puntos de Asturias.

El consejero de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Fernando Lastra, está decidido a terminar con esta discusión y ofrecer a los vecinos los datos más fiables posibles. Por un lado, se presiona a las industrias más contaminantes para que tomen medidas y reduzcan sus emisiones. Pero por otro, se tratará de encontrar las ubicaciones más acertadas para las estaciones de medición dependientes del Principado. Según explicó el viceconsejero de Medio Ambiente, Benigno Fernández Fano, en la Junta General del Principado, el Instituto Carlos III estudiará el emplazamiento de las estaciones de control fijas. Fernando Lastra apuntó que «el año que viene podremos contar con ese informe para evitar la discusión indeseable sobre la arbitrariedad de las ubicaciones. Nuestro objetivo es que los datos que se dan a los ciudadanos sean lo más objetivos posibles».

Precisamente para asegurar esa objetividad, el Principado tiene previsto invertir en 2018 un total de 125.000 euros en nuevos equipos analizadores del aire, algunos de ellos ya previstos en los planes de calidad del aire de Gijón y de Avilés. También incorporará una nueva unidad móvil de medición. La directora general de Prevención y Calidad Ambiental, Elena Marañón, explicó que su departamento ya cuenta con el vehículo necesario, que esperan adecuar antes de finales de año.

Precisión

Pero será en 2018 cuando se le instalen los analizadores que se adquieran, que serán más precisos que muchos de los tiene actualmente la red, pues ya llevan muchos años en funcionamiento, a razón de 24 horas los 365 días del año, es decir, sufren un desgaste importante.

Pero también es importante la labor inspectora que realiza el Principado sobre las empresas potencialmente contaminantes. Por eso, se ha decidido incrementar la plantilla de trabajadores de este departamento. En concreto, se contará con tres nuevas personas dedicadas a la inspección ambiental y otra, para el apoyo jurídico.

La red de calidad del aire del Principado cuenta con seis estaciones medidoras en Gijón. Se trata de las de la avenida de la Argentina, Santa Bárbara, Montevil, avenida de la Constitución, Hermanos Felgueroso y avenida de Castilla. El Ayuntamiento de Gijón dispone además de una estación móvil que en la actualidad mide los valores de contaminación en la zona de El Lauredal.

Pero en Gijón y Carreño también hay otras estaciones dependientes de empresas, como las de la Autoridad Portuaria de Gijón, la central térmica de Aboño, la factoría de Veriña de ArcelorMittal y la cementera de Tudela Veguín, impuestas en sus autorizaciones ambientales integradas pero que no ofrecen datos de forma continua.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos