El instituto Rosario de Acuña saca los paraguas por una pista cubierta

Decenas de alumnos, padres y profesores, en la movilización. / PETEIRO
Decenas de alumnos, padres y profesores, en la movilización. / PETEIRO

Alumnos, profesores y familiares del centro se concentraron bajo la lluvia para pedir a la consejería de Educación nuevas instalaciones

Ó. PANDIELLO GIJÓN.

La comunidad educativa del instituto Rosario de Acuña salió ayer al patio del centro, paraguas en mano, para poner en evidencia una de las principales carencias del centro. Desde su construcción, explican, no existe una pista cubierta que facilite las clases de Educación Física los días lluviosos como los de ayer. «Es necesario tener en cuenta que nuestro centro dispone de un exiguo gimnasio que a duras penas permite la práctica educativa, y que no disponemos de ningún espacio alternativo en caso de lluvia para los recreos», subrayan en un comunicado remitido a la consejería de Educación.

Al acto, además de los alumnos y profesores del centro, acudieron entidades de padres, madres y docentes. Entre ellas, el Ampa del Rosario de Acuña, representantes del Movimiento Social por la Escuela Pública de Asturias (MSEPA), el sindicato de educación Suatea, la federación de madres y padres Coapa, e Izquierda Unida. En el texto remitido a la Consejería, que fue firmado por los asistentes a la concentración, se subraya la necesidad de completar las instalaciones del instituto «toda vez que llevamos veinte años solicitándola y consideramos suficientemente argumentada la necesidad de esta infraestructura».

Esta falta de pista cubierta, asimismo, no solo afecta al normal desarrollo de las clases de Educación Física y al recreo. Según explican, el ambiente dentro del edificio empeora debido a la falta de alternativas para desahogar energías a lo largo de la jornada. «Los días de lluvia, nuestros estudiantes no tienen posibilidad alguna de salir del edificio para despejar un poco del trajín diario de las clases, lo cual redunda en un aumento considerable de las tensiones entre alumnos y profesores y deteriora claramente la convivencia en el centro», sostienen.

Más movilizaciones

Lejos de dejar la protesta en este punto, la comunidad educativa del centro planea seguir movilizándose hasta que se consiga un compromiso firme por parte de la Consejería. «El próximo jueves día 30 se desarrollará una nueva concentración a la que invitamos a todas las entidades gijonesas y asturianas preocupadas por la escuela pública y por las condiciones que el alumnado de la misma se ve obligado a soportar día tras día», concluyen a través de un comunicado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos