«Voy a intentar hasta el final evitar una tercera confrontación entre socialistas»

Iván Fernández Ardura, ayer, en el Museo del Ferrocarril. / JOSÉ SIMAL
Iván Fernández Ardura, ayer, en el Museo del Ferrocarril. / JOSÉ SIMAL

Iván Fernández Ardura Candidato 'sanchista' a la secretaría general del PSOE de Gijón | «El error fundamental de Josechu fue su apoyo a la abstención para dejar que gobernase Rajoy y la gestión posterior de esa decisión suya»

MARCOS MORO GIJÓN.

Iván Fernández Ardura (Gijón, 1974) defiende su candidatura 'horizontal' como la única que ofrece un hilo conductor con «los aires nuevos» que soplan en el PSOE a raíz de las contundentes victorias de Pedro Sánchez y Adrián Barbón en los congresos federal y regional. Opina que la etiqueta 'sanchista' «es un punto a favor ante la militancia y la ciudadanía» porque se asocia a «motivación, ilusión, energía y sobre todo cambio». El cambio que permite que alguien de su perfil, sin pasado institucional, aspire a liderar la mayor agrupación local de Asturias.

-Su corriente dentro del partido se ha presentado con un manifiesto por el cambio respaldado por 150 firmas. ¿Qué cambio es ése?

-El principal es que la militancia tiene que ser la base, el centro de todo. Eso implica otro modelo de funcionamiento que lo refleje. Si la gente no se siente dueña de su partido, como ha pasado en estos casi dos años de gestora, se desanima. La ejecutiva local debe consultar a la militancia cuestiones como los acuerdos electorales y la asamblea deber ser la base del funcionamiento del partido. También hay que cambiar la forma de relacionarse y buscar el apoyo de todos los colectivos progresistas que hay en la ciudad. Para abrir otro tipo de dinámicas esa tarea no puede recaer solo en cuatro o cinco dirigentes que lo manejan todo.

-Areces, un peso pesado del PSOE, ensalza a dos de sus oponentes, Dulce Gallego y José Ramón García, y les pide entendimiento.

-Son dos buenos compañeros a los que aprecio. Ambos tienen sus virtudes y sus déficits, al igual que yo tengo mis puntos fuertes y cosas en las que puedo mejorar. Creo que puedo aportar una visión más desde la calle, desde los afiliados, que es la que ayuda salir de la burbuja en la que se instalan a veces quienes tienen una visión más institucional. Mi vida laboral no ha tenido nada que ver con la política. Alguien de mi perfil en otra época no hubiese podido competir en este proceso.

-Todos hablan de unificar, pero son cuatro los aspirantes que pueden medir sus fuerzas el 26-N.

-Hablaré con los demás candidatos En mi caso voy a intentar hasta el final una lista de integración para evitar una tercera confrontación entre socialistas en tan poco tiempo. El partido después de esta asamblea tiene que salir unido, sin etiquetas, para que los ciudadanos vuelvan a escuchar a los socialistas. Mucha gente lo quiere y nadie se tiene que sacrificar. Ahora bien, si la lista unitaria no fuera posible también sería algo respetable y democrático.

-¿Ha sido usted el candidato porque al final no dio el paso el exconsejero Francisco Blanco?

-El de Pachi como el de Tino Blanco fueron nombres que sonaron, pero que nunca fueron. No fue hasta el pasado lunes cuando dije que estaba disponible. Quizás actué con un exceso de prudencia, porque lo cierto es que había muchas evidencias de que yo era el candidato más fuerte, como se vio en la votación. Hasta llegar a mi elección el jueves, ha habido un proceso muy participativo de debate.

-¿Cómo valora la labor realizada por su partido desde la oposición?

-A los concejales les cuesta estar en la oposición. Sigue habiendo una visión muy institucionalizada por la larga etapa de gobierno en Gijón y hace falta otra manera de entender la política acorde con el rol actual. Hay que tender puentes con Xixón Sí Puede e IU. Es malo para toda la gente de Gijón que se siente de izquierdas que siga Foro, un partido que está a tirar para adelante y a dejar que pase el tiempo y poco más. La labor institucional sin un partido fuerte detrás no llega, se pierde.

-¿Está decepcionado con José María Pérez tras ir en su lista?

-El error fundamental de Josechu fue su posición de apoyo a Susana Díaz y a la abstención para dejar que gobernase Rajoy y la gestión posterior de esa decisión a ojos de la militancia.

-¿Cómo fue su llegada al PSOE?

-Vine solo. La política siempre me gustó desde pequeño. Me sentí llamado a colaborar en las juventudes del partido, donde coincidí con Adrián Barbón -que era quien más destacaba-, cuando Aznar ganó las elecciones en 1996. Desde que me afilié en 2002 mi referente ha sido la Iniciativa por el Cambio de Manu Escudero, actualmente en la ejecutiva federal de Pedro Sánchez. Todo encaja.

Temas

Gijón

Fotos

Vídeos