Interior pidió al Ayuntamiento hace un año colocar bolardos y jardineras

Un vehículo de la Policía Local, en la zona del Náutico. / JORGE PETEIRO
Un vehículo de la Policía Local, en la zona del Náutico. / JORGE PETEIRO

El ministerio señala que tendrían que instalarse medidas de protección en la calle Corrida, el Muelle, el Muro de San Lorenzo y Begoña, las zonas de más afluencia

OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

El Ministerio de Interior, a través de la Junta Local de Seguridad, recomendó hace un año la instalación de bolardos y jardineras en las zonas de mayor afluencia de Gijón. A día de hoy, esas medidas de protección no existen. Tras el atentado del paseo marítimo de Niza en el que murieron 89 personas, la Dirección General de la Policía remitió una circular en la que solicitaba al Ayuntamiento que llevase a cabo «la protección de espacios públicos mediante la instalación de grandes maceteros o bolardos en los accesos a los mismos, que dificulten o impidan la entrada de vehículos, permitiendo únicamente el acceso de vehículos autorizados».

El paseo del Muro, el Muelle, la calle Corrida y el paseo de Begoña son las vías que más preocupan a las fuerzas de seguridad por la gran afluencia de viandantes que soportan a diario. Una de las opciones que se estudian desde el Consistorio es la instalación de pivotes retráctiles, similares a los existentes en los accesos a Cimavilla. De esta forma, se evitaría el paso indiscriminado de vehículos, si bien dejaría posibilidad a que circulasen vehículos sanitarios, de emergencias o con autorización especiales, como mudanzas.

Piden más armamento

Desde el área de Seguridad Ciudadana han adoptado otras medidas de autoprotección en el último año, principalmente durante los eventos más multitudinarios. Fue el caso de la pista de patinaje instalada en el 'solarón' las pasadas Navidades, que estuvo rodeada de fuertes medidas de seguridad entre las que se incluían los denominados 'jerseys', los depósitos movibles de plástico que llenos de agua sirven como barrera para los vehículos. El caso más reciente de la noche de los Fuegos la ciudad contó con medidas sin precedentes, con un perímetro de cierre de tráfico mucho más amplio que en ediciones anteriores y con más agentes en la calle.

Es precisamente «el déficit de la plantilla de la Comisaría de Gijón» una de mayores preocupaciones del Sindicato Unificado de Policía (SUP), que lleva años solicitando un aumento del número de efectivos «para poder garantizar la seguridad». Matías Castaño, secretario general del sindicato en Asturias, cifra en «50 agentes de la escala básica» los que necesita la ciudad para «volver al número de antes de la crisis y atender las necesidades». Piden también «más armamento y material para poder hacer frente a situaciones con las de Barcelona» e dotar de chalecos individuales «a todos los agentes, uniformados o no».

Fotos

Vídeos