La investigación biológica prevé medios más fiables para el diagnóstico precoz

Alberto Ferrús, izquierda, junto al rector de la Universidad de Oviedo, Santiago García Granda. / CITOULA
Alberto Ferrús, izquierda, junto al rector de la Universidad de Oviedo, Santiago García Granda. / CITOULA

300 expertos reclaman en Gijón más inversión en ciencia y alertan del riesgo de «perder una generación de jóvenes si emigra o pierde la ilusión»

E. C. GIJÓN.

Tres centenares de científicos relacionados con la biología celular, la genética y la biología del desarrollo inauguraron ayer en el recinto Luis Adaro un congreso que se desarrolla con preocupación sobre el futuro de la investigación en España y desde la premisa de que su trabajo «está dirigido a mejorar las condiciones de vida de la sociedad». Así lo manifestó a EL COMERCIO Alberto Ferrús, presidente de la Sociedad Española de Genética e investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

Ferrús concede un seis, «pero muy raspado», sobre diez, a la política sobre investigación en España, aunque denuncia que en algunos aspectos no pasa del cuatro.

La crítica, en general, es que los científicos tienen que detenerse para resolver problemas burocráticos y financieros que no deberían formar parte de su trabajo, circunstancia especialmente grave en los últimos tiempos por las restricciones presupuestarias. «Nos jugamos el futuro porque corremos el riesgo de perder una generación de jóvenes si emigra o simplemente pierde la ilusión por lo que hace», advierte Ferrús al señalar la necesidad de «invertir más y, sobre todo, mejor».

Un contrato en 48 horas

Aunque a veces es difícil para el profano seguir las explicaciones de los científicos sobre lo que hacen, por la complejidad de su trabajo, Ferrús es transparente al hablar de los problemas. «Por invertir mejor -dijo- me refiero a que tenemos que soportar cargas burocráticas que son un lastre y consumen tiempo y energía. Por ejemplo, los organismos tienen unos procedimientos demasiado lentos para todo lo que tenga que ver con contrataciones o adquisición de equipos». El mismo investigador comentó que es testigo de que el laboratorio de la universidad estadounidense de Yale detectó en una ocasión la necesidad de incorporar a un técnico para determinada investigación que estaba en marcha y «en 48 horas lo teníamos». En todo caso, Alberto Ferrús entiende que no hay un país que se pueda considerar paraíso para el investigador, sino que depende mucho de cada organismo y de que «el aparato funcione a favor y no en contra».

En cuanto a cuál será la próxima alegría que la investigación biológica proporcione a la sociedad, auguró nuevos métodos para conseguir un diagnóstico fiable y temprano, porque si el diagnóstico es temprano las posibilidades de éxito en el tratamiento son mucho más grandes». Aún así, hay algún tipo de cáncer, como el páncreas o glioma, contra el que ni siquiera con tratamiento precoz es presumible conseguir un éxito».

Fotos

Vídeos