«La investigación está siendo perfecta, pero creemos que hay un implicado más»

Yolanda Fernández, la madre de Germán, alaba el trabajo de la Policía y pide paciencia «para que solo paguen los que tengan que pagar»

ÓSCAR PANDIELLO GIJÓN.

La madre de Germán, Yolanda Fernández, se mostró ayer satisfecha con el transcurso de las investigaciones policiales que, hasta la fecha, se han traducido en cinco detenidos y cuatro ingresos en prisión provisional. «Las investigaciones que están haciendo son perfectas, de 'chapeau'. De todas formas, todavía creemos que hay otro implicado más», afirma. Sin embargo, para ella es importante que las pesquisas transcurran con «paciencia», pues una de las cosas que más le interesa es que «solo paguen los que tengan que pagar, que no se coja a nadie inocente». Por tanto, Yolanda sigue expectante a nuevos testimonios o pruebas que esclarezca quiénes fueron los autores materiales, tal y como pasó hace unos días con el nuevo testimonio de dos taxistas que trabajaban en Fomento durante la madrugada en la que ocurrieron los hechos.

Más noticias

Las investigaciones policiales, por su parte, tratan de esclarecer el grado de implicación de los tres jóvenes que actualmente permanecen en prisión provisional. El último de ellos, Rubén A., fue detenido en su domicilio de El Entrego a primera hora de la tarde del viernes. Después de pasar la noche en dependencias policiales, pasó a disposición judicial durante la tarde del sábado. A las 18.30, tras escuchar su testimonio, el juez decretó prisión provisional para el joven de 18 años. De esta forma, Rubén A. se suma a Imad A., Yeray R. y David S. como principales investigados en la causa. A lo largo del día de hoy, asimismo, se espera recabar el testimonio de más testigos presenciales en la agresión del pasado día 14.

Sigue estable

El último parte médico, asimismo, muestra mejoras en el estado de salud de Germán. Ayer pasó la mañana «más tranquilo», según apunta su familia, tras haberle retirado de manera completa la sedación el sábado. «Noto, de todas formas, que cuando estoy yo se pone un poquito nerviosín», lamenta la madre. Entre los avances de los últimos días, destaca la retirada de la aguja que le medía la presión intracraneal ya que «en ese aspecto está más estable». El siguiente paso, por otro lado, pasaría por retirarle la respiración asistida, aunque la presencia de neumonía complica la situación. La tos y la fiebre son, además, otras de las adversidades contra las que está luchando el joven camarero de 24 años, al que no paran de llegarle muestras de apoyo de toda la ciudad.

Temas

Gijón

Fotos

Vídeos