El entorno de la profesora acusada insta a que un juez investigue al colegio San Miguel

Estudiantes del colegio San Miguel, a las puertas del centro educativo. / ARNALDO GARCÍA
Estudiantes del colegio San Miguel, a las puertas del centro educativo. / ARNALDO GARCÍA

Considera que habría que depurar responsabilidades en el centro «por la exposición del menor»

AIDA COLLADO GIJÓN.

El entorno de la profesora del colegio San Miguel acusada la semana pasada de mantener una relación sentimental con un alumno de quince años no se ha sorprendido en absoluto de que la Fiscalía se plantee la apertura de una investigación paralela enfocada al entorno del estudiante, para determinar si éste se encuentra en situación de desamparo, aquella en la que están los menores cuando se produce un incumplimiento de los deberes de protección establecidos por las leyes.

Va más allá y considera que también se debería investigar judicialmente el proceder del colegio San Miguel en todo este asunto, por la «exposición pública del menor y de todo su entorno», de la que responsabiliza, en buena parte, al centro. Es también deber del colegio proteger a los menores, sostienen en el círculo de la docente.

Por el momento, la Fiscalía revisará el entorno del menor, para lo que ya ha pedido al colegio San Miguel la elaboración de un informe en el que se desgrane la situación actual del estudiante, tanto en el aspecto familiar como en el personal y educativo, con el objetivo de conocer al detalle el motivo que le impulsó a ponerse en contacto con la profesora, hayan mantenido, o no, una relación sentimental.

En este sentido, cabe destacar que esta nueva vía abierta por la Fiscalía no limitará la investigación original sobre si hubo o no delito en los hechos relatados por el alumno, de quince años, que actualmente cursa cuarto de la ESO. Este negó haber mantenido cualquier tipo de relación sexual con la profesora, pero no dudó a la hora de asegurar que entre ambos había existido una relación sentimental.

A la espera

A nivel policial, el caso está cerrado. Los agentes no han observado ningún indicio de delito, por lo que, a no ser que la Fiscalía ordene otro tipo de pesquisas, la UFAM (Unidades de Familia y Mujer) da por terminada la investigación. Queda ahora saber si el fiscal ratifica las conclusiones de los agentes y archiva el caso o, por el contrario, decide poner en marcha una investigación judicial.

La profesora aseguró, en declaraciones a EL COMERCIO, que sospechaba de un «ataque personal» por parte de alguien del centro educativo. Por esa razón, al procedimiento de la Fiscalía podría añadirse la denuncia que presente la profesora contra alguno de los implicados en la polémica y que considera que podrían haber atentado directamente a su derecho al honor, la privacidad y a la integridad moral. La docente se está asesorando legalmente a fin de explorar todas las vías posibles para limpiar su imagen.

Temas

Gijón

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos