Los jabalíes destrozan el campo del Estudiantes, recién sembrado

Daños causados por los jabalíes en el campo del Estudiantes.
Daños causados por los jabalíes en el campo del Estudiantes. / E. C.

El club de fútbol acudirá al Seprona para saber cuáles son las medidas más efectivas para impedir el acceso de los suidos

P. L. GIJÓN.

Hace un año, los jabalíes provocaron numerosos daños en el campo de entrenamiento del club de fútbol Estudiantes. En agosto de 2016, accedieron a la zona verde dos días seguidos y sus incursiones se saldaron con grandes desperfectos. El viernes volvieron a repetir la correría. Ese día por la tarde, la presidenta del equipo, Elena Cuende, comprobó el lamentable estado que presentaba el campo tras la expedición de los suidos. Quiso la mala fortuna que el césped estuviera recién sembrado. «Este año llamamos a una empresa de jardinería y gastamos casi 3.000 euros en arreglarlo», explicó la responsable del club.

Apenas duraron un mes los efectos de estas labores. «Las porterías estaban resembradas y ahora están llenas de agujeros, que hay que volver a rellenar con tierra y sembrar», apuntó Cuende. El problema es que el campo «está abierto, no tiene ninguna protección», por lo que los jabalíes no encuentran obstáculo para correr a sus anchas. Así las cosas, la presidenta señaló que van a instalar un pastor eléctrico para tratar de disuadir a los suidos. «A ver si hay manera porque no podemos volver a arreglarlo y que nos lo dejen así otra vez», añadió. Cuende acudirá esta semana al Seprona para «ver qué solución ofrecen» e intentar así detener el paso a los animales.

Cerrar la zona, 8.000 euros

La medida idónea sería colocar un cerramiento con malla y red en todo el perímetro del campo, pero es un remedio inasumible para un club modesto, que se financia «con las fichas que pagan los padres de los jugadores». Colocar una valla tipo Hércules costaría unos 8.000 euros, según los cálculos realizados por el equipo. Hace dos semanas, los jabalíes ya habían accedido al campo de entrenamiento del Estudiantes, pero los daños provocados no habían sido tan cuantiosos como esta vez.

Fotos

Vídeos