Javier Iglesias: «Ser reconocido por mi trayectoria es un orgullo, el club lo es todo para mí»

Javier Iglesias, en el Grupo. / J. P.
Javier Iglesias, en el Grupo. / J. P.

El viernes 8 de septiembre, por tanto, el Grupo devolverá parte del cariño y esfuerzo demostrados por Iglesias en estos años

Ó. PANDIELLO GIJÓN.

Después de una vida dedicada al deporte y a la lucha, Javier Iglesias (Gijón, 1957) ha cosechado méritos y reconocimientos de todo tipo. Entre todos ellos, sin embargo, ninguno ha resultado tan especial como el más reciente: el concedido por el Grupo Covadonga a mejor trayectoria. «Me hace muchísima ilusión. Ser reconocido por mi trayectoria es un orgullo ya que el Grupo lo es todo para mí, es una parte muy importante de mi vida», resume el galardonado. No en vano, su pasión por la lucha comenzó en el año 1976 en el club gijonés. Allí fue entrenado por Alfredo Toledo, que resultó un referente en su notable trayectoria.

Desde 1981, Iglesias comenzó a entrenar, ganándose el cariño de cientos de jóvenes que descubrieron en la lucha un noble deporte y, a su vez, una escuela para la vida. Uno de sus principales empeños, de hecho, fue hacer ver a sus alumnos que la lucha en un medio educativo tan importante como cualquier otro.

Actualmente, Iglesias es presidente de la Federación Asturiana de Lucha. «Estuve casi 30 años como responsable de esta modalidad en el Grupo y después seguí como colaborador. Tuve la suerte de entrenar a mucha personas y, entre ellas, a varios campeones de España», rememora. Entre los campeones a los que tuteló, guarda especial recuerdo a Bernardo Martínez, «el único asturiano que ha llegado a ser Olímpico en la modalidad». El viernes 8 de septiembre, por tanto, el Grupo devolverá parte del cariño y esfuerzo demostrados por Iglesias en estos años.

Fotos

Vídeos