Javier Martínez reconoce una «afinidad rota» con Almeida pero se mantiene en Otea

Javier Martínez. / E. C.
Javier Martínez. / E. C.

La Junta Local de Gijón respalda su continuidad como vicepresidente de la patronal para «reforzar la defensa del sector en y desde la ciudad»

CRISTINA TUERO GIJÓN.

«Mi prioridad es el compromiso que adquirí con Gijón cuando acepté ser vicepresidente de Otea y eso prima por encima de cualquier diferencia». Javier Martínez lo tiene claro: no es el momento de dejar la patronal turística asturiana, sino de «reforzar» desde su interior «la defensa del sector en y desde la ciudad». Y para ello cuenta con el respaldo de la Junta Local de Gijón.

Sus declaraciones a EL COMERCIO tenían lugar tras la tensión generada en el seno de Otea a raíz de las elecciones a la presidencia de la Federación Asturiana de Empresarios. Martínez, miembro del consejo ejecutivo de Fade, no había ocultado su apoyo a Alejandro Díaz, mientras que José Luis Álvarez Almeida y una mayoría de la directiva de Otea se habían decantado por el ganador, Belarmino Feito. Sin embargo, no fue tanto «el nombre» como «los tiempos» los que separaron a dos de los hombres fuertes de la patronal turística asturiana, que aglutina a hostelería y alojamiento de toda la región. «He hablado con Belarmino en varias ocasiones durante el proceso y no tengo ningún problema con él, con total naturalidad, pero mantuve mi coherencia con la decisión de la ejecutiva empresarial», señala. Lo que no convenció al empresario gijonés fueron los plazos manejados.

Tras la victoria del fundador de Asturfeito, la presión vivida en el seno de Otea durante el proceso generó incertidumbre sobre una posible marcha del vicepresidente que representa al sector hostelero. Sin embargo, la intención de Javier Martínez es la contraria. «Me quedo porque la transición que se inició cuando la fusión aún no está finalizada y Gijón, que está muy bien posicionado a nivel social y político, tiene que acabar de ordenarse», aseveró.

Javier Martínez sumó ayer un apoyo: el de toda la Junta Local de Gijón. Y es que, dada la situación creada, y la confesada «afinidad rota» con el presidente de Otea, el hostelero quiso plantear la situación a los representantes empresariales locales. Y la respuesta fue unánime: «En esta junta no hay marchas, ni dimisiones. Seguimos juntos para trabajar por y desde la ciudad por el sector turístico», declaró Ricardo Álvarez.

Hasta 2020

El comité ejecutivo de Otea, que encabeza José Luis Álvarez Almeida, y que reparte en las vicepresidencias al propio Javier Martínez y a Fernando Corral, era elegido a finales de noviembre de 2016, suponía la consolidación de una fusión iniciada meses atrás y estará en el cargo cuatro años.

La intención con la que tomaba posición era la de «intensificar la organización territorial a través de las juntas locales y lograr el apoyo de los políticos municipales para desarrollar todo tipo de iniciativas».

En Gijón, sin embargo, también se llegaron a oír voces críticas ante una hipotética pérdida de peso de la ciudad en el sector regional. Precisamente lo que Javier Martínez quiere evitar con su marcha: «Lo importante es trabajar firme por este sector y por esta ciudad».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos