«La Jefatura de la Policía Local es un edificio institucional para hacer ciudad»

Víctor Rodríguez, Fernando Serrano-Suñer de Hoyos y Marcos Cortés, en la parcela donde se levantará la Jefatura de la Policía Local. Diseño denominado 'Pomares' con el que el equipo de arquitectos ganó el concurso. / P. CITOULA E. C.
Víctor Rodríguez, Fernando Serrano-Suñer de Hoyos y Marcos Cortés, en la parcela donde se levantará la Jefatura de la Policía Local. Diseño denominado 'Pomares' con el que el equipo de arquitectos ganó el concurso. / P. CITOULA E. C.

Los arquitectos aseguran que la cubierta vegetal de la nueva sede «será otra fachada más» y prevén culminar la ejecución de las obras en tres años

MARCOS MORO GIJÓN.

El equipo de arquitectos que ganó el concurso de diseño de la nueva Jefatura de la Policía Local ya ha mantenido varias reuniones en la ciudad con mandos policiales y la dirección general de Infraestructuras para empezar a coordinar los trabajos del que está llamado a ser uno de los proyectos estrella del próximo lustro. Por presupuesto total (más de 9 millones de euros), ubicación estratégica en el entorno de la barrera ferroviaria y porque dará respuesta a las necesidades operativas de un cuerpo policial.

Quienes se encargarán en primer lugar de desarrollar un estudio de detalle y luego redactar el proyecto básico de ejecución son Fernando Serrano-Suñer de Hoyos, Víctor Rodríguez Prada y Marcos Cortés Lerín. Tendrán 90 días para hacerlo a partir de la firma del contrato, que previsiblemente tendrá lugar en enero. Prevén que desde la colocación de la primera piedra y la inauguración transcurrirán tres años para poder disfrutar del edificio en todo su esplendor. Eso sí, esa primera piedra esperan que pueda ponerse antes de que acabe 2018, conscientes de que los destinatarios de la sede institucional tienen serias dificultades en sus dependencias actuales de la calle San José.

En su trayectoria profesional, los tres han diseñado mucho edificio administrativo, sobre todo en Madrid. A Fernando el famoso apellido le delata como nieto de Ramón Serrano Suñer, ministro de los primeros gobiernos franquistas y cuñado del dictador. Abrió su estudio en Madrid hace diez años con motivo del encargo de la rehabilitación del convento de Santa Cruz la Real, ubicado en Segovia, para la IE University. Desde entonces ha proyectado todas las obras del Instituto de Empresa de Madrid. Actualmente los coautores del proyecto gijonés también llevan la dirección técnica de la quinta torre de la Castellana, que albergará un campus universitario vertical. El proyecto de la torre lo hicieron en colaboración con otro estudio, Fenwick Iribarren.

Serrano-Suñer asegura que se sienten «muy cómodos» con el resultado del concurso gijonés en el que se impusieron con su propuesta 'Pomares'. «Le dedicamos mucho tiempo, lo hicimos con mucho cariño y al final creemos que es un buen proyecto para la ciudad», afirma. Destaca por encima de todo «la versatilidad, la iluminación y el orden del entorno desde un punto de vista racional y pensando en el futuro».

Marcos Cortés pone de relieve que «la Jefatura de la Policía Local es un edificio institucional para hacer ciudad. Un edificio que hace arquitectura de dentro a afuera, resuelve el enclave actual y el futuro y al mismo tiempo atiende el programa de necesidades del pliego». En referencia a esto último, el joven arquitecto señala que «la propia sede va a ayudar a la Policía Local a absorber futuras modificaciones que se produzcan en el cuerpo y a adaptarse a las condiciones cambiantes de su trabajo». Un ejemplo es que todas las plazas de aparcamiento de vehículos oficiales dispondrán de cargador, de una toma de luz eléctrica. La Jefatura también dispondrá de un pequeño recinto de 60 metros cuadrados, que hará las veces de museo para que exista «una conexión y una cercanía» entre la institución y los ciudadanos a los que sirve. «Para perder la asociación de Comisaría con calabozo», anota.

Evoca lo asturiano

Víctor Rodríguez, de origen berciano, explica el porqué del nombre del diseño, 'Pomares', que evoca lo asturiano. «Viene del contexto histórico del barrio del Polígono. Antes de su desarrollo era una extensión donde se encontraban plantadas varias hectáreas de manzanos. Se trata de un guiño hacia la manzana, la sidra y un homenaje al pomar que está en el orden de las hileras que realmente organiza toda la planta del proyecto», detalla.

El arquitecto de Ponferrada revela que el edificio, que estará alienado con el Palacio de Justicia, está pensado para que exista una diferenciación gradual entre estancias privadas y públicas: «Es más público y transparente a medida que avanza hacia la plaza y es más privado y restringido su acceso a medida que se acerca a los juzgados y va creciendo en altura»,

A los tres les llama la atención que con lo que más se haya quedado la gente de toda la memoria de su propuesta es con la cubierta vegetal. Serrano-Suñer explica que «más que cubierta es como una fachada más». La cubierta tendrá una capa de tierra de entre 40 y 50 centímetros de grosor, que funcionará como aislante térmico natural. «En planta baja habrá un paisaje de oficinas salpicado de patios y vegetación para crear un entorno de trabajo agradable garantizando la privacidad y seguridad que requiere un edificio de estas características», anticipan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos