Una jornada de bochorno en la que se llegó a 25 grados de máxima

El sol y las cálidas temperaturas llevaron a más de uno a disfrutar de la playa de San Lorenzo. / JOAQUÍN PAÑEDA

L. FONSECA GIJÓN.

Un final de septiembre que Gijón habría querido para sí en pleno julio o agosto. El otoño sigue dando jornadas de calor en la ciudad tras un verano en el que el sol se hizo de rogar. Ayer, Gijón alcanzó una temperatura máxima de 25 grados, según la Agencia de Meteorología (Aemet), aunque hubo puntos de la ciudad en los que los termómetros llegaron a marcar hasta 30 grados. La elevada humedad, superior al 80%, hizo que se viviera una sensación de bochorno que algunos aprovecharon para disfrutar de las playas. Para hoy se espera una situación similar, con máximas de 25 grados y mínimas de 15. El calor se extiende por el resto de la región, con marcas de 26 grados en Cangas del Narcea, Oviedo y Langreo.

Fotos

Vídeos