Un joven reclama 19.500 euros por caer en una alcantarilla sin tapa en Siero

Cicatriz de la víctima. / E. C.

Los hechos tuvieron lugar en la zona comercial de Paredes, en una acera con varias luminarias que no están operativas

MARCOS GUTIÉRREZ PAREDES.

Un trabajador de una empresa ubicada en la zona industrial de Paredes reclama al Ayuntamiento de Siero una indemnización de 19.496 euros, por las lesiones sufridas tras caer con ambas piernas por el hueco de una alcantarilla que carecía de tapa. Los hechos sucedieron, de acuerdo con el relato del abogado de la víctima, el 2 de noviembre de 2016, alrededor de las siete menos diez de la tarde. El denunciante, vecino de Gijón y de 32 años, transitaba a la salida del trabajo por la acera en las inmediaciones de la zona comercial de Intu Asturias, en Paredes.

A la altura del concesionario de Adarsa, se precipitó con las dos piernas por el hueco de una alcantarilla que carecía de tapa. Como consecuencia de la caída sufrió laceraciones y heridas de diversa consideración, entre ellas una herida inciso contusa en forma de 'V' invertida de unos 20 centímetros, localizada en la cara anterior de la tibia izquierda.

El lesionado logró salir tras varios intentos, con el consiguiente dolor experimentado, del hueco de la alcantarilla. En ese momento, una patrulla de la Guardia Civil de Noreña que se encontraba por la zona logró asistirle para, acto seguido, trasladarle en un primer momento al Hospital Central y, posteriormente, al de Cabueñes. De acuerdo con el relato de los hechos, los agentes de la Benemérita constataron que en el lugar en el que se produjo el accidente había varias luminarias públicas que, sin embargo, en el momento en el que el trabajador sufrió la caída estaban apagadas.

64 sesiones y gran cicatriz

Esta circunstancia dejaba el resto de la vía en una oscuridad que dificultaba en gran medida la visibilidad y el tránsito de los peatones, más si cabe en un momento del año en el que oscurece considerablemente más temprano. En esta línea, el abogado del afectado aduce que, dada la fecha y hora en la que se produjo el siniestro, resultaba harto complicado percatarse de que la alcantarilla estaba destapada.

En vista de que el denunciante sufrió el accidente a la salida de su jornada laboral, la evolución de su curación fue asumida por su aseguradora, que emitió la baja laboral con fecha 2 de noviembre de 2016. Este gijonés debió realizar 64 sesiones de rehabilitación y no obtuvo el alta clínica con hasta el 17 de marzo. Le quedó una gran cicatriz.

Temas

Siero

Fotos

Vídeos