El joyero y ebanista Miguel Vicuña, ganador del Premio de Artesanía de la Caja Rural

Miguel Vicuña, en el centro junto a la pieza seleccionada y rodeado de los miembros del jurado en la feria de Artegijón. / P. CITOULA

El jurado valoró la creatividad, maestría y valor artístico de las quince piezas a concurso

L. BARBÓN GIJÓN.

Una mesa que solo lleva cuatro tornillos y en la que su autor invirtió mes y medio de duro trabajo. «Está todo tallado y ensamblado a mano», destacó Miguel Vicuña, ganador del XIX Premio Cara Rural de Asturias de Artesanía de Creación, entre los aplausos de sus compañeros.

«Mi taller se llama 'Miguel Vicuña Creaciones y, aunque también trabajo joyería, mi verdadero oficio es la madera», indicó Vicuña, quien proviene de una familia de «ebanistas de toda la vida».

«La talla artesanal y las restauraciones son lo que más me gusta», reconoció mientras contemplaba la pieza con la que se ha llevado el primer premio de Artesanía Creativa, decorada además con un tablero de ajedrez. «No me gusta ese juego, la verdad. Pero hacer un tablero para mesa fue un reto a nivel personal», explicó este artesano sobre la pieza ganadora.

Muestra heterogénea

A la entrega del premio acudieron Magali Costales, representante de Caja Rural de Asturias, y Julio González Zapico, director general de Comercio y Turismo. Ambos participaron en la elección como miembros de un jurado compuesto, además, por Javier Ruiz, Álvaro Baena y Carlos Gil, colaborador de EL COMERCIO.

El jurado valoró la creatividad, maestría y valor artístico de las quince piezas a concurso. «Este año tenemos una muestra muy heterogénea con trabajos en metal, talla en madera, cerámica, textil, papel... algo muy interesante y que refleja el amplio abanico de productos que se trabajan este oficio», dijo Luis Sánchez, presidente del Sindicato de Artesanos de Asturias.

Fotos

Vídeos