La jueza sopesa autorizar la búsqueda de Mari Trini en la balsa de Berbes en marzo

Agentes de la Policía Nacional durante la inspección en la casa de Berbes, en enero. /  NEL ACEBAL
Agentes de la Policía Nacional durante la inspección en la casa de Berbes, en enero. / NEL ACEBAL

Las malas condiciones meteorológicas impiden ahora desplegar el amplio operativo necesario para inspeccionar el interior del pozo riosellano

O. SUÁREZ GIJÓN.

La jueza de Instrucción número 4, Ana López Pandiella, podría autorizar de cara a la primavera la inspección en la balsa de Berbes (Ribadesella) donde hace treintena años, Antonio María da Silva, el principal sospechoso de la desaparición de Mari Trini Suardíaz y su hija, arrojó dos vehículos, tal y como señalaron varios vecinos de la localidad a los agentes de la Policía que investigan el complejo caso.

Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) explicaron que el amplio operativo que sería necesario para buscar en la balsa de la mina, ubicada en un lugar de muy complicado acceso, se hace prácticamente inviable con las condiciones meteorológicas actuales. Por ese motivo, la jueza esperará a que pase el invierno para determinar si autoriza el amplio despliegue en el que será necesaria la intervención de los grupos especiales de actividades subacuáticas. La investigación se centró en el pozo de la bocamina cuando los agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) procedieron a registrar una casa en la misma localidad de Berbes en la que Mari Trini había vivido con el sospechoso, un ciudadano portugués que aún vive y que acumula numerosos antecedentes por delitos violentos.

Con la ayuda de operarios del Ayuntamiento, levantaron el suelo para descartar que los cadáveres estuviesen enterrados en la vivienda. Tuvieron que fracturar una plancha de hormigón que recubría la fosa. «Descubrieron que estaba tabicada con un bloque en su perímetro, pero carecía de este recubrimiento en el solado. Además, no tenía ni ventilación ni acceso de tuberías, necesarias para la evacuación de gases y excrementos», apuntó la Policía Nacional. Sin embargo, «lo más llamativo es que tenía la forma y dimensiones de un cuerpo humano, por lo que ante la sospecha de que pudiera albergar los cuerpos de las mujeres, se procedió a excavar el fondo y los alrededores del muro, aunque finalmente se comprobó que estaba vacío», añaden las fuerzas y cuerpos de seguridad acerca de los trabajos que se desarrollaron durante dos días hace tres semanas.

La Policía sospecha que el marido y padre de las desaparecidas arrojó dos coches al agua

Lo que sí localizaron fueron numerosos enseres pertenecientes al matrimonio, como maletas, ropa, cartas personales y manuscritas por Mari Trini y facturas. Todo ese material está siendo analizado por el grupo.

Trabajos en Matadeón

La Policía activó la búsqueda en 2016 y conseguía que el Juzgado de Instrucción número 4 autorizase una excavación en el solar de la localidad leonesa de Matadeón de los Oteros en el que se levantaba la vivienda donde la mujer que entonces tenía 25 años vivía junto a su marido. El procedimiento se archivó después de que se desvaneciesen las esperanzas de esa vía de investigación al no encontrar ninguna pista.

La UDEV continuó con sus trabajos y pesquisas y consiguió la reapertura del caso y la autorización para las inspecciones en la vivienda de Berbes. El siguiente paso sería determinar si Mari Trini y su bebé de 15 meses, desaparecidas en 1987, se encuentran en la balsa de la bocamina.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos