El juzgado condena a Marina Yates por tarifas no autorizadas

E. C. GIJÓN.

El juzgado de Primera Instancia número 2 de Gijón ha dictado sentencia en la que atiende la demanda presentada por Algas de Asturias, S. L., contra Contratas Piñera, S. A., concesionaria del puerto deportivo Marina Yates, y declara «que las tarifas en vigor son las últimas aprobadas en 2009 por la Autoridad Portuaria, y que son inaplicables a la actora las fijadas unilateralmente por la demandada, imponiéndole asimismo las costas causadas en este procedimiento».

Según se refleja en la referida sentencia, tanto el puerto deportivo de La Osa como la empresa demandante tienen una relación heredada, ya que Contratas Piñera asumió la concesión que inicialmente fue otorgada en favor de Motonáutica del Principado, y Algas de Asturias adquirió un barco que se encontraba varado en la marina seca del citado puerto posteriormente a esa situación, de forma que no contrató ni con la concesionaria inicial ni con la subrogada.

Fue en el momento de liquidar la deuda contraída por la estancia del barco referido cuando surgió la discrepancia, ya que Algas de Asturias se negó a pagar tarifas distintas a las que estaban oficialmente aprobadas por la Autoridad Portuaria de Gijón, que datan de 2009.

La titular del juzgado, Covadonga Pajín Collada, sentencia que la aprobación de la Autoridad Portuaria para incrementar las tarifas es preceptiva «no solo en cuanto a las tarifas de amarre, sino para todas las tarifas máximas que se contenían en la oferta de la Motonáutica del Principado, S. L., viene recogida expresamente en el acuerdo alcanzado por el Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria de Gijón de 20 de marzo de 2009» y Contratas Piñera está «vinculada en su condición de sucesora de la anterior adjudicataria a los términios en que fue otorgada la concesión».

Fotos

Vídeos