El Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Gijón se hará cargo del caso de Paz Fernández

Paz Fernández Borrego. /
Paz Fernández Borrego.

La magistrada titular del Juzgado de Luarca ha tomado esta decisión tras verificar que el lugar de residencia de la víctima era Gijón, y valorar los indicios de que existía una relación sentimental con el único detenido

A. C.

El Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Gijón asume desde ahora la instrucción relacionada con el crimen de la gijonesa Paz Fernández Borrego, cuyo cadáver fue encontrado flotando en aguas del embalse de Arbón el 6 de marzo, un crimen por el que permanece en prisión provisional el coañés Javier Ledo.

Según informa el Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA), el Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Gijón ha aceptado la inhibición a su favor remitida desde el Juzgado de Luarca tras verificar que el lugar de residencia de la víctima, de 43 años, era Gijón, y valorar los indicios existentes de que existía una relación sentimental entre la mujer y el detenido.

El TSJA avanza que la magistrada titular citará en fecha aun no determinada al hombre para la comparecencia de ratificación de la medida de prisión provisional que tiene vigente. Javier Ledo se encuentra en prisión provisional desde el pasado 12 de marzo tras su detención tres días antes como presunto autor de la muerte de Paz Fernández, a la que conocía previamente.

Más información

La mujer, madre de dos hijos, fue vista por última vez el 13 de febrero en Navia, a donde iba con cierta frecuencia. Allí reservó habitación en un hostal, pero nunca no llegó a dormir.

Al día siguiente fue encontrado su vehículo junto al Hospital de Jarrio, en el vecino municipio de Coaña, así como su perro, que apareció por las calles de Navia. Durante semanas la Guardia Civil rastreó la zona y siempre sospechó del actual detenido porque era la persona con la que había estado la última vez que se la vio por la zona, pero no fue detenido porque faltaban pruebas y aún no había aparecido el cadáver por lo que se suponía que se trataba de una desaparición.

El caso dio un vuelco cuando un piragüista que se encontraba haciendo deporte en el embalse de Arbón, a 14 kilómetros de donde apareció su coche estacionado, encontró el cadáver que presentaba varias contusiones y un golpe fuerte en la cabeza. Era el día 6 de marzo.

Días después Ledo dio una entrevista a este periódico asegurando que lamentaba su muerte y que él no había sido el causante de su muerte. Admitió que la había visto, pero que le había contado que tenía problemas con otra persona pero no con él. A las pocas horas de esas declaraciones, la Guardia Civil procedió a su detención y al registro de su vivienda donde encontró pruebas contra él por lo que la jueza lo mandó a prisión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos