Juzgan a dos chicas de alterne por falsificar un contrato de trabajo

O. S. GIJÓN.

La Fiscalía solicita un año de prisión para cada una de las dos mujeres que ejercían como chicas de alterne y están acusadas de falsificar un contrato de trabajo como limpiadora para una de ellas, con el objetivo de renovar la tarjeta de residencia en España. Pese a que los hechos tuvieron lugar en Gijón, el juicio se celebrará hoy en el juzgado de lo Penal número 4 de Oviedo.

El ministerio fiscal sostiene que el 13 de noviembre de 2012 las procesadas, «con la finalidad de que una de ellas obtuviera la renovación de la tarjeta de residencia, firmaron un contrato de trabajo simulado en el que una figuraba como limpiadora a tiempo completo para su compañera, que, días antes, el 9 de noviembre de 2012, había presentado solicitud de alta en el régimen de autónomos». El contrato fue presentado en la Delegación del Gobierno y, «en base a esta oferta de trabajo, la primera consiguió renovar su tarjeta de residencia, si bien nunca prestó servicios como limpiadora ni fue dada de alta en la Seguridad Social como tal», tal y como señala el escrito de calificación mediante el que acusa la Fiscalía.

Condena de un año

El ministerio público considera que los hechos que ahora se juzgan son constitutivos de un delito de falsedad de documento oficial y solicita que se condene a cada una de las acusadas a un año de prisión, además de la inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena y una multa de nueve meses a razón de nueve euros diarios (2.430 euros), con responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos