El 'Kilometrín', a revisión por la caída de árboles

Una grúa eleva a un operario para podar las ramas del árbol. /  A. GARCÍA
Una grúa eleva a un operario para podar las ramas del árbol. / A. GARCÍA

Los operarios podaron varios ejemplares tras los días de temporal mientras la pista «aguantó muy bien», según los corredores

ÓSCAR PANDIELLO GIJÓN.

Varios operarios municipales se desplazaron en la mañana de ayer al 'Kilometrín' para podar y adecuar los árboles de la zona. El motivo, la caída de un gran ejemplar el pasado lunes sobre la avenida del Molinón, que llegó a afectar a cinco vehículos que se encontraban estacionados en las inmediaciones. Teniendo en cuenta que no es el único caso similar que se ha vivido en los últimos tiempos -en junio del pasado año cayeron varios ejemplares-, el Ayuntamiento ha decidido minimizar los riesgos de una nueva caída de cara al próximo temporal. El gran tamaño de los árboles y la poca profundidad de sus raíces hace que sean especialmente vulnerables ante las rachas de viento.

Más allá de los árboles, la remozada pista de carreras ha aguantado bien ante las inclemencias del tiempo, según aseguran los corredores más veteranos de la zona. Lejos del «barrizal» en el que se convertía la pista antes de su última remodelación, a lo largo de estos días se ha podido correr «sin problemas» pese a la incesante lluvia. «Antes, cuando llovía mucho, todo esto quedaba hecho un asco. Ahora sí es cierto que hay algunos charcos a causa de las ondulaciones del terreno, pero no tiene nada que ver con el barrizal de antaño. Estamos bastante contentos», sintetiza César Pérez, que acude cada mañana al 'Kilometrín' desde hace 35 años.

«Estamos contentos»

Comparte su opinión Miguel Morilla, de 43 años, que ayer acudió a la pista para preparar la media maratón de Siero. «Llevo viniendo toda la vida y lo cierto es que estamos bastante contentos después de las obras del año pasado. Antes el suelo era muy traicionero y ahora está perfecto para pisar. Además, parece que aguantó bastante bien las lluvias pese a que siempre queden algunos charcos, eso es inevitable», sostiene el corredor.

Las únicas mejoras que introducirían los habituales del 'Kilometrín' son relativas a los equipamientos. Las casetas utilizadas para cambiarse o dejar las mochilas, explican, llevan «muchos años» sin remodelarse. Los hitos que marcan los metros recorridos, asimismo, cuentan con poca visibilidad. «Antes había palos bien grandes y ahora hay chapinas. Estaría bien que mejoraran su visibilidad», pide Pérez.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos