Lastra admite problemas con la superación de límites contaminantes en Gijón

Parque de El Lauredal, rodeado de edificios y con una nube de aire sucio sobre la ciudad.
Parque de El Lauredal, rodeado de edificios y con una nube de aire sucio sobre la ciudad. / Damián Arienza

El consejero admite que en la lucha contra la polución serían necesarios más recursos humanos e incrementar las instalaciones de vigilancia y control

EFEGijón

El consejero de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Fernando Lastra, ha admitido hoy la existencia de "problemas" con la reiterada superación de los límites fijados para la presencia en el aire de partículas en suspensión en la zona del Lauredal, en Gijón.

Según Lastra, el informe realizado a mediados de agosto constataba esta circunstancia al producirse reiteradas superaciones de los niveles máximos autorizados y que dichos incrementos se producían fundamentalmente en horario nocturno.

El Principado, ha asegurado, analizará ahora las causas del aumento registrado por las noches dado que los informes de que se disponía hasta ahora constaban que buena parte de la contaminación registrada en la zona podía atribuirse en gran medida al tráfico rodado, que se reduce en horario nocturno con lo que el origen de las partículas sería fundamentalmente industrial.

En su respuesta a sendas interpelaciones de Podemos e IU en el pleno de la Junta General, Lastra ha admitido también que los datos relativos a esa zona de Gijón hacen necesario instalar un captador de partículas pese a tratarse de un espacio que cuenta ya con seis estaciones medidoras fijas, una unidad móvil y otra en licitación.

El consejero ha admitido que en la lucha contra la contaminación serían necesarios más recursos humanos e incrementar las instalaciones de vigilancia y control, pero, ha apuntado, la tendencia general en la calidad del aire en Asturias es de mejoría dado que en la primera década del siglo los límites se sobrepasaban 120 días al año, cifra que ahora se ha reducido a 35.

Además, ha defendido los nuevos planes de calidad del aire aprobados para Gijón, Avilés y Trubia que, ha garantizado, conllevarán una revisión de las autorizaciones ambientales de que disponen las industrias más contaminantes de la región.

A su juicio, hay que asumir que Asturias convive con una industria emisora con la que es necesario mantener un diálogo "serio" y, aunque resulta "lógico" que las empresas se resistan al endurecimiento de las condiciones de emisión, "los planes tienen que cumplirse", ha advertido.

"Me congratula escucharle decir que tenemos problemas, algo que no oíamos de la anterior consejera", ha respondido al consejero el diputado de IUOvidio Zapico que, no obstante, ha reiterado sus críticas a los nuevos planes de calidad del aire al ser "continuistas y poco ambiciosos" y carecer de protocolos de actuación en los momentos con "picos" de contaminación.

Por su parte, el parlamentario de PodemosHéctor Piernavieja ha coincidido con IU en el "paso adelante" que supone que el consejero del ramo reconozca que existe un problema con la calidad del aire y ha considerado "preocupantes" los datos que se registran en la zona lo que requiere de una acción "política" más que técnica y abandonar posiciones "timoratas" para afrontar "de frente" la situación.

Fotos

Vídeos