El Lauredal, 'zona cero'

Un momento de la 'performance' en El Lauredal, con los participantes con máscaras antigás. / P. CITOULA

El Día del Medio Ambiente sirvió para rechazar «un sistema en guerra con el planeta»

I. VILLAR GIJÓN.

El Lauredal es ya, según los vecinos, «la 'zona cero' de la contaminación atmosférica», algo que creen que ha quedado probado con las mediciones de la nueva estación móvil de vigilancia del aire y con los datos que la semana pasada dio a conocer el consejero de Medio Ambiente, que alertan de superaciones de los límites de partículas uno de cada tres días. Por eso ayer El Lauredal se convirtió también en el epicentro de la conmemoración del Día del Medio Ambiente, actividad aplazada en junio a causa del mal tiempo y que entonces iba a tener como escenario la playa de El Arbeyal.

La jornada de reivindicación, impulsada entre otros por la Plataforma Asturies por un Aire Sano -que agrupa a entidades de 16 concejos-, la Federación de Asociaciones de Vecinos de la Zona Urbana de Gijón (FAV), Asturies ConBici y 30 Días en Bici, se abrió con una bicicletada que partió con más de doscientos participantes de la plaza Mayor y pasó por el Muro, la avenida de la Costa, Constitución, Carlos Marx, la avenida de Galicia y la avenida de la Argentina antes de llegar a la pista polideportiva del parque del Lauredal, donde los ciclistas fueron recibidos entre aplausos. Todos lucían pañuelos negros con el lema 'merecemos un aire saludable'.

En El Lauredal hubo sidra, refrescos, malabares y una muestra de bailes de salón. También información sobre los efectos de la polución sobre la salud y la exposición de fotografías de nubes negras en la zona oeste. Una gran chimenea de cartón y una alarma de fuga sirvieron para una 'performance' que acabó con todos los presentes en el suelo.

El presidente de la FAV, Adrián Arias, leyó un manifiesto en el que alertaba de que «no podemos permitirnos un sistema económico en guerra permanente con el planeta», matizando que «no estamos contra la industria, pero queremos que cumpla, como nosotros cumplimos día a día con nuestros deberes y derechos. No hay ninguna dicotomía entre puestos de trabajo y salud de las personas».

Fotos

Vídeos